La tendencia que hace brillar a las ciudades

Cinco proyectos que rescatan espacios públicos de manera creativa.

Una lúdica propuesta comparte la esencia de muchos desarrollos urbanísticos actuales que buscan hacer un cambio en las ciudades, rescatando espacios e involucrando a los habitantes en el proceso.

Un ejemplo notable de esta tendencia es el High Line de Nueva York, una vía de tren abandonada que se convirtió en un parque donde hay esculturas, restoranes y áreas verdes. Otro proyecto relacionado es el Waterfront de Toronto que busca renovar el lago Ontario. El plan se inició en 2001 y su ejecución tomará 25 años. Hasta ahora hay 24 parques, 210 hectáreas próximas al agua, nuevos servicios municipales y más de 580 casas para rentar.

Los arquitectos del estudio Cómo crear historias desarrollaron “La misteriosa historia del jardín que produce agua” para rehabilitar El Coso de Cehegín en Murcia, un descampado seco con un desnivel de 25 metros que dificultaba su uso. La obra, inaugurada en marzo, recoge las sucias aguas pluviales en la parte alta y se limpian en su caída, con estanques depuradores. Ahora es un punto de encuentro vecinal.

En esta reinvención de las ciudades es fundamental convivir y aprovechar ríos, lagos y mares. Bajo esa premisa, el estudio belga JDS Architects tomó el abandonado terminal de contenedores del puerto de localidad danesa de Aarhus y lo convirtió en viviendas que se enfrentan al mar.

Para la oficina de arquitectos de Maison Édouard François, la vegetación es parte de la arquitectura. Para eso crearon el proyecto de la Planted Tower de Nantes, cuyas torres verdes reflejan un concepto de biodiversidad y sostenibilidad.

Todos estos proyectos consideran a los espacios públicos de suma importancia para la salud de la urbes y demuestra que se puede hacer de las ciudades un lugar mejor.

Revise el artículo completo en El País.

Comentarios (0)

Síguenos en Facebook

x