Local: Descubre dónde comer y qué hacer en Málaga

A solo dos horas y media desde Madrid en tren, es uno de los lugares más visitados de España. Aquí, las razones y un par de datos para guardar.

La Costa del Sol española muchas veces se relaciona con sus icónicos balnearios como Marbella, Torremolinos o Estepona. Pero todos estos lugares tienen como eje a la ciudad de Málaga, 500 km al sur de Madrid. Con un clima costero que invita a disfrutar las terrazas y a caminar por sus céntricas calles, la gastronomía andaluza se mezcla a la perfección con la influencia del Mediterráneo y los productos del mar.

Dos son las formas más fáciles para llegar: en avión desde la capital española en un viaje de solo una hora o mediante el tren de alta velocidad (AVE), trayecto de dos horas y media. Otra opción es arrendar un auto en el aeropuerto y manejar por poco más de cinco horas.

Ya instalados son múltiples los panoramas. La ciudad se divide en once distritos, el que sí o sí hay que conocer es el 1, llamado Málaga-Centro. Vale la pena recorrerlo caminando, ya que en él están la mayoría de los monumentos y edificios históricos.

 

Una taberna en el centro

Un buen lugar para probar la mezcla gastronómica de la zona en pleno centro de la ciudad es Lolita Taberna Andaluza. Las almejas en una adictiva salsa picante o la lubina a la plancha sobre risotto son imperdibles de su carta. Esto acompañado de su vermouth casero, es una combinación perfecta para disfrutar una tarde de agradables temperaturas. En Instagram, @lolitatabernaandaluza

 

Helados artesanales

En el mismo centro, y para capear el calor del verano, una parada imperdible son los helados artesanales Nonna, oriundos de la ciudad. ¿Qué probar? El de pistacho hecho con leche fresca que reciben todas las mañanas desde una granja en Antequera. También tienen veganos y sin azúcar. En Instagram, @nonnahelados

 

Un parque

No solo playas hay en la ciudad, el Parque de Málaga se ubica en pleno centro, dividiendo la zona costera del centro histórico y en él se encuentran diversas especies tropicales. De ahí que sea uno de los más importantes parques públicos europeos en términos de flora exótica. Drago de Canarias, Árbol de Fuego y Bananos entre múltiples otras especies se pueden ver. En su recorrido hay zonas de descanso y juegos para los niños. 

 

Playas y chiringuitos 

En el centro de la ciudad está la Playa de la Malagueta, una de las más visitadas dada su ubicación. En ella hay juegos infantiles, arriendo de reposeras y restoranes.

Otra alternativa es ir en auto a alguno de los balnearios cercanos, así por ejemplo, a solo 20 minutos de la ciudad está Torremolinos. Vale la pena conocerlo y caminar por su costanera. 

Los chiringuitos a orillas del Mediterráneo son un imperdible en una visita por la zona. Y en cualquiera de estos lugares lo que no falta en cada carta es el tradicional espeto, técnica que asa pescados al fuego, directamente sobre la arena. Para probar unas sardinas en esta modalidad, una buena opción es llegar hasta el chiringuito José Cerdán (@restaurantejosecerdan), unos 20 minutos al sur de la ciudad. Además de probar unas sardinas o pulpo al espeto, la visita es ideal para aprovechar de caminar por el paseo marítimo mientras se termina el día.

 

Otros lugares cercanos para conocer: Marbella, Ronda o Granada. 

Y para ver más fotos e inspirarse, @malagaturismo