Ideal para el invierno

El invierno no es sólo sinónimo de frío. El cambio de estación también puede significar renovación.

Pinta los muros en tonos blancos y crema para que el sol de invierno haga más luminosa tu casa, creando un ambiente más sereno. Para darle más sobriedad a tu casa, pinta los muros interiores en tonos oscuros. Siempre funcionan. Y, si quieres demostrar que no todo en esta época es aburrimiento, usa colores brillantes.

Los muebles y cortinas con textura son ideales para usarlos en esta estación, sobre todo si se complementan con objetos u obras de artes que resalten en el salón. Así se logra mayor profundidad y calidez.

Muros de piedra, vigas expuestas, pieles y cueros son la mezcla perfecta si lo que se quiere es crear un ambiente absolutamente invernal, pero acogedor.

Revise el artículo completo en Vogue