Una ex fábrica en Brooklyn se transformó en la casa perfecta para esta familia