Ingredientes

  • 2 tazas de avena cruda natural (no instantánea)
  • 2 tazas de frutos secos picados como almendras, nueces, pistachos
  • ¼ tazas de semillas de zapallo sin cáscara, maravilla, ajonjolí, sésamo
  • ¾ de taza de cranberries, pasas y damascos turcos
  • 2 cucharadas de aceite de coco no refinado orgánico (debe ser de excelente calidad)
  • ½ taza de miel
  • 1 pizca de sal

Preparación:

  1. Poner en un bowl grande la avena, los frutos secos y las semillas y revolver hasta que todos los ingredientes estén incorporados.

  2. Poner la miel en una olla de acero inoxidable a fuego bajo, esperar hasta que se derrita y se ponga muy fluída. Agregar una pizca de sal (la sal hace que los sabores dulces se intensifiquen) y las dos cucharadas de aceite de coco. Revolver bien, aunque no se mezclen del todo la miel y el aceite.

  3. Retirar del fuego y verter la mezcla sobre los frutos secos y semillas –no incluir todavía los cranberries, pasas y damascos turcos–, hasta que todos se impregnen con la miel.

  4. Extender la mezcla en la lata para hornear, cuidando que no quede una capa muy gruesa para que se hornee adecuadamente. Normalmente se requiere de 30 a 45 minutos al horno. Revolver varias veces la mezcla durante el horneado. Cuando obtenga el nivel crujiente deseado, apagar el horno, sacar la granola y esperar que se enfríe por completo.

  5. Incorporar los cranberries deshidratados, pasas y damascos turcos al final. Guardar en un frasco de vidrio hermético y conservar en un lugar oscuro, fresco y seco. Acompañar con yogur griego o leche.