Ingredientes

• 1,5 kilos de carne de cordero cortada en cubos de 3×3 cm aprox
• 4 cucharadas de aceite de oliva
• 1 cucharada de harina
• 1 cebolla morada picada gruesa
• ½ taza de perejil picado
• ¾ de taza de cilantro picado
• ¾ de cucharada de ají de color
• ¾ de cucharada de comino
• 1 ó 2 ramas de canela
• ¾ de taza de caldo de carne
• 3 tazas de vino
• 200 g de ciruelas sin carozo, sin picar
• 100 g de damascos turcos, picados en trozos grandes
• Sal y pimienta
• 2 cucharadas de cilantro picado para espolvorear
• Polenta
• Leche descremada (se puede reemplazar por agua o caldo de verduras)

Preparación:

  1. Pasar los cubos de cordero por harina. Reservar.

  2. En una olla poner 3 cucharadas de aceite de oliva, y dorar los cubos de cordero. Dorar bien y sacar de la olla. Agregar 1 cucharada de aceite, la cebolla, el ají de color y freír por 2 minutos, agregar el cilantro, el perejil, el ají de color, la rama de canela y el comino, revolviendo bien. Volver a incorporar el cordero a la olla mezclando bien para que se impregnen los sabores.

  3. Agregar 3/4 de taza de caldo de carne y 3 tazas de vino tinto, revolver bien. Cuando hierva, bajar el fuego, y agregar las ciruelas y los damascos turcos, sal y pimienta y hervir a fuego lento por 75 minutos aproximadamente, con tostador. Si se hace en una olla de fierro, se puede meter al horno y hornear lentamente. Queda un guiso con una salsa espesa y el cordero muy suave. Dejar reposar unos minutos.

  4. Acompañar con polenta (que prefiero preparar con leche, para darle más cremosidad) y espolvorear con cilantro picado.