Ingredientes

  • 1 cebolla blanca
  • 1/4 de pimentón
  • 1 hoja de laurel
  • 1/2 cucharada de sal de cocina
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 pizca de orégano
  • 1 pizca de comino
  • 250 ml de vino blanco
  • 1 tomate grande
  • 800 grs. de plateada
  • 150 ml de salsa pomodoro
  • 200 grs. de champiñones
  • 1/2 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • 1 taza de harina
  • 1 sartén
  • 1 olla profunda

Preparación:

  1. Cortar la cebolla, el pimiento y los tomates en pequeños cubos. Cortar los champiñones en mitades.
    Limpiar la plateada y retirarle el exceso de grasa, hasta dejar una fina capa. Cortar en trozos de 100 gramos cada uno.

  2. En una olla profunda, poner aceite de oliva hasta que no se vea el fondo. Calentar a fuego alto hasta que tome temperatura. Sofreír juntos los tomates, cebolla, pimiento, champiñones, laurel, orégano, sal, pimienta y comino. Retirar del fuego al cabo de 1 minuto.

  3. Echarle sal a la carne. Poner la harina en un plato plano y pasar por ella cada trozo de plateada, de manera que quede una fina capa sobre todo el pedazo de carne.

  4. Calentar aceite de oliva en el sartén a fuego alto. Cuando tome temperatura, freír y sellar los trozos de plateada. Retirar de a uno.

  5. Poner la plateada en la olla con el resto de los ingredientes. Agregar el vino blanco y revolver a fuego lento por dos minutos. Rectificar la sal si fuese necesario. Cocer a fuego lento por tres horas. Cuando esté lista, no solamente se desmenuzará con sólo tocarla, sino que los sabores se habrán unido de manera sublime.

  6. Servir con arroz o puré de papas.