Ingredientes

  • 1 kilo de pechuga de pollo deshuesada
  • 100 grs. de queso crema
  • 2 tomates sin piel ni semillas
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 cucharadas soperas de orégano
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 tazas de panko
  • 1 taza de harina
  • 3 huevos batidos

Para la pasta

  • 400 grs. de pasta fresca
  • 500 grs. de crema
  • 1 kilo de espinacas

Preparación:

  1. Abrir las pechugas a lo largo y ponerlas sobre film plástico. Rellenarlas con una mezcla hecha con el queso crema, la sal, la pimienta, el orégano y cuadritos de tomates frescos. Cerrar hasta formar un rollo (roulade) bien apretado.

  2. Hervir agua en una olla y cocinar el pollo con el film plástico hasta que se cueza. Una vez frío el roulade, pasarlo por harina, luego por los huevos batidos y, por último, por el panko. Calentar el aceite de oliva y freír hasta que se doren. Una vez listo, cortar los rollos en rodajas de 2 centímetros cada uno.

  3. En una olla de agua hirviendo, cocinar la pasta con sal por 3 minutos. Colar el agua y devolverlos a la olla. Agregar un chorro de aceite de oliva y reservar.

  4. Cortar la cebolla en brunoise y saltear en una olla hasta que esté transparente. Agregar la crema y, una vez que hierva, las espinacas crudas cortadas en tiritas delgadas. Salpimentar. Dejar hervir 3 minutos y apagar.

  5. En un plato hondo poner la pasta fresca, luego la salsa de espinacas y, por último, los rollos de pollo. Terminar con queso parmesano rallado y gotas de aceite de oliva.