Ingredientes

• 3 cucharadas de aceite de oliva
• 1 cebolla grande en rodajas (opcional)
• 1 pimentón rojo sin semillas y cortado en lonjas delgadas
• 1 diente de ajo cortado en rodajas finas
• 1 cucharadita de comino
• 1 cucharadita de pimentón en polvo
• ½ cucharadita de merquén
• 1 tarro de tomates enteros (750 g aprox) con su jugo cortado en trozos
• Una pizca generosa de sal
• Un par de vueltas al molinillo de pimienta negra
• 120 g de queso feta cortado en cuadraditos chicos
• 6 huevos grandes
• Cilantro picado

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 180˚C. Calentar aceite en una sartén de fondo pesado sobre fuego bajo.

  2. Agregar la cebolla y el pimentón y cocinar lentamente por 20 minutos hasta que quede muy blando.

  3. Agregar el ajo y cocinar por un par de minutos hasta que se ablande. Agregar el comino, el merkén y el pimentón dulce en polvo y cocinar por un minuto.

  4. Agregar los tomates y aliñar con la sal y pimienta y cocinar por 10 minutos hasta que el líquido del tomate se evapore un poco.

  5. Verter en una fuente de greda y espolvorear con el feta picado. Con cuidado romper los huevos dejándolos caer sobre la salsa, sin que se rompa la yema (“Yo lo rompo en un pocillo y este lo vierto sobre la salsa”).

  6. Hornear por 7 a 10 minutos hasta que los huevos estén cocidos. Esparcir con cilantro picado. Servir con un pan tostado y alguna salsa picante.
    * Esta receta se da para hacerle mil cambios según el animo y el hambre. Se podría dar un toque mexicano agregándole unos porotos negros cocidos y sirviendo con palta picada y unas tortillas calentadas. O se puede italianizar, sacándole el comino, el cilantro, la feta y cambiando la mitad del pimentón con medio tarro de tomates más. Y cubrirlo con una buena capa de albahaca picada y un puñado de queso parmesano rallado.