Ingredientes

• 1 loin de trucha de 500 g, al vacío
• ½ taza de sal de mar u otra sal de buena calidad, machada gruesa
• ½ taza de azúcar
• 1 betarraga, rallada con la parte gruesa del rallador
• Ralladura de 1 naranja (sin la parte blanca)
• Jugo de ½ naranja
• 1 cucharada de eneldo (si es fresco, mejor)
• 1 cucharada de pimienta entera

Preparación:

  1. Esta receta hay que prepararla con 2 días
    de anticipación.
    En un bowl, poner la betarraga rallada, la ralladura de naranja y el jugo, el azúcar y el eneldo (si es fresco, picado fino). Terminar con la pimienta, previamente machacada en el mortero, o molida gruesa con un molinillo.

  2. Incorporar bien todos los ingredientes del bowl.
    Extender sobre el mesón un rectángulo de film plástico, unos 20 cms más largo que la trucha. Poner la trucha en el centro.

  3. Cubrir la parte de arriba con la mitad de la mezcla, presionando bien para que el adobo se adhiera y cubriendo todo el pescado. Dar vuelta y repetir con el resto de la mezcla por el otro lado.

  4. Doblar el film sobre el pescado, primero los extremos y luego los lados, presionando bien cada vez, para que quede la menor cantidad de aire posible en el interior.
    Una vez cerrado, extender otro rectángulo de film y envolver de nuevo.

  5. Poner la trucha envuelta sobre una fuente plana y sobre ella poner una tabla, lo suficientemente larga para que cubra todo el pescado. Poner sobre la tabla un peso de alrededor de 3 kilos (pueden ser unas cajas de leche).
    Meter la fuente al refrigerador y esperar 48 horas. Cada 12 horas, sacar la fuente y el peso, y dar vuelta el pescado (es normal que haya soltado jugo).

  6. Cumplido el tiempo, desenvolver el pescado y enjuagar bajo el chorro de agua fría, sólo lo suficiente hasta limpiarlo del adobo.
    Secar con papel absorbente y poner sobre una tabla. Se puede comer con tostadas de Pumpernickel y mostaza Dijon o ricotta.