En San Pedro de Atacama, una construcción con múltiples lecturas