Montaña

Warning: Undefined variable $offset in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 563

Editorial

Hace poco leí en una revista americana que un lugar bien decorado, que diera la sensación de retiro, pero con todas las comodidades del mundo, debía lograr que se nos fueran las ganas de estar mirando el celular. Lo comentaban a propósito de un nuevo centro de esquí suizo, y me pareció que el concepto era perfecto, totalmente adaptado a los tiempos que estamos viviendo… Es el pensamiento que habría que considerar al planear cualquier ambiente fuera de la ciudad; qué mejor que logre desconectar, sacar de contexto y, sobre todo, hacer sentir tan bien que no se quiera más que estar ahí, disfrutando.

En julio siempre hacemos nuestra edición de invierno, y este año tuvimos la suerte de tener mucha lluvia y mucha nieve, lo que nos permitió fotografiar lindos refugios y casas de montaña en plena temporada. La decoración en las alturas ha ido cambiando y también se ha ido sofisticando. De los primeros refugios de piedra de Farellones pasamos a departamentos con kitchenette incorporada, donde lo importante era la funcionalidad y que hubiera espacio para muchos. Algo de eso queda todavía, pero hoy también se busca que sean agradables de mirar y sentir, que den la sensación de refugio. Se ha puesto de moda el look montaña, con mucha madera, piel de oveja, cachos de alce, cojines de lana… Me parece bien que los espacios se adapten a su entorno –cuesta imaginar un living barroco en San Pedro de Atacama– pero también hay que tener cuidado con caer en los clichés.

Más que darle un look de montaña a un refugio o una cosa navy a una casa de playa, creo que hay que preocuparse de lograr una sensación acorde al lugar en que se encuentre, no es sólo una cosa de apariencia, sino de elegir los materiales, texturas y objetos que auténticamente nos hagan sentir cómodos donde nos encontremos. Cuando un ambiente está bien pensado eso se agradece. Una persona clásica, que siempre ha vivido rodeada de buenos muebles y obras de arte seguramente seguirá con su mismo estilo en La Parva o dónde esté, pero lo adaptará a las circunstancias y con eso ya conseguirá un cambio. Tampoco tiene nada de malo el look montaña, es lo más decorativo y acogedor que hay, pero hay que fijarse en que sea de verdad.

Magdalena Bock, Directora
magdalenabock@ed.cl