El estilo industrial está inspirado en los comienzos del siglo XX de la historia norteamericana, cuando inmigrantes y artistas se instalaron en el barrio neoyorquino.

El estilo industrial, también conocido como estilo urbano, es una tendencia estética que se desarrolló a partir de un movimiento social vinculado a las primeras décadas del siglo XX estadounidense. La inspiración proviene de almacenes y fábricas que en algún momento fueron una opción para vivir para artistas e inmigrantes neoyorquinos que estaban en busca de espacios amplios y accesibles económicamente.

Un barrio que ejemplifica el alcance del estilo industrial es el SoHo de Nueva York, donde abundan antiguas construcciones que ofrecen espacio y luz en abundancia.

Una característica que sobresale de este estilo es el dejar al descubierto algunos elementos propios de la estructura de un edificio, como ladrillos, tuberías de acero y vigas, siempre bajo una línea austera. La madera también forma parte de esta tendencia, la cual se presenta rústica en mesas y sillas. Los muebles son, por lo general, de líneas rectas y de madera, pero puede alternarse con otros elementos de hierro o acero galvanizado.

Otro elemento clave —y no menos importante— es la luz, proveniente de amplios ventanales. Es necesaria para equilibrar un entorno que puede ser pesado si no se escogen adecuadamente los elementos que lo componen.

Por eso presentamos 10 espacios inspirados en este estilo, donde lo frágil y delicado deja su lugar a lo industrial.