Just People concentra muchas oficinas a la vez. Con una atractiva cafetería y salas de trabajo de todos los tamaños, ofrece un espacio para que cada uno se enfoque en lo propio, pero con los oídos atentos a los demás.

Just people - Reportajes Revista ED

A primera vista, Just People parece una muy buena cafetería que además tiene las comodidades necesarias para que la gente se instale a trabajar. Está ubicada al costado de un edificio de oficinas en Apoquindo, a pocas cuadras del metro Manquehue, y por la dinámica que hay dentro uno diría que es el lugar ideal para fijar reuniones o hacer un buen brainstorming. Pero es mucho más que eso. Detrás del sector de café hay todo un mundo de trabajo y emprendimiento, de creatividad e innovación, de relacionarse con otros, compartir ideas, de concentrarse en lo propio con los ojos y oídos bien abiertos a los demás.

Just People es la oficina de distintas empresas, emprendedores y personas independientes a la vez, concentrados en un solo lugar. Nació como una respuesta a las nuevas modalidades de trabajo, en las que la gente ya no está amarrada a un espacio físico, sino que sale para reunirse en restoranes, cafés e incluso bombas de bencina y hoteles. La iniciativa, única en Chile, busca facilitar y promover estas dinámicas a través de un lugar diseñado especialmente para recibirlas, con todas las comodidades para poder trabajar y concentrarse. “Buscábamos crear un lugar que condujera a pensar y actuar distinto”, cuenta Patrick Hall, uno de los fundadores junto a Marcel Villegas y Cristian Olivi, quien fue el arquitecto a cargo.

No se trata de un típico coworking, donde sólo se comparte el espacio, la idea detrás de Just People es promover un trabajo colaborativo y una experiencia compartida entre sus miembros, sin importar a qué se dediquen. Tanto el diseño como la arquitectura están pensados para eso: generar puntos de encuentro que fomenten el intercambio de ideas y proyectos. De esta manera, la cafetería, la terraza, el foyer y los coffee bar del segundo piso son el escenario de entretenidas e interesantes conversaciones, de las cuales han nacido nuevos negocios.

El programa es diverso y específico a la vez. El primer piso tiene un acceso directo a la calle y es donde se desarrollan las dinámicas de carácter más público, mientras que en el segundo nivel se trabaja en un ambiente más privado, sólo están los que arriendan un espacio. Esto es a través de un sistema de membresía, en el que uno paga por trabajar, durante un período de tiempo, en el Lounge –un lugar abierto con mesones comunitarios, de carácter más informal, con cómodos sillones, estantes con libros y revistas para distraerse– o en las MeetingRooms –oficinas privadas ubicadas en cubículos de distintos tamaños, en las que caben desde 2 a 10 personas–. Estos espacios cuentan con conexión a wifi, acceso a un coffee bar con galletas y café, a las salas de reuniones y se puede contratar servicios adicionales como de secretaría y junior, entre otros.

Las empresas también han encontrado su espacio en Just People, sobre todo en las salas de directorio y de taller, o PlayLabs, que se arriendan para cursos, charlas o seminarios. Estos lugares fueron diseñados para incentivar la creatividad y chasconear a los más serios, con pizarrones en todas las paredes, crayones y mesas bajas que invitan a sentarse en el suelo.

Apoquindo 5400, Las Condes. www. justpeople.cl

  • Cada espacio común tiene muebles con revistas, diarios, lápices y hojas para tomar apuntes. Están disponibles para que cualquier persona pueda usarlos.

  • En el Coffe Break hay columpios y esculturas de la Fundación Nuestros Hijos que buscan darle flexibilidad y dinamismo al ambiente.

  • La cafetería del primer piso tiene mesas amplias para que quepa un equipo de trabajo, con cuadernos, computadores y algo para comer y tomar. Las lámparas que cuelgan fueron diseñadas por los creadores de Just People.

  • Las pizarras son un elemento recurrente en todas las salas. Están puestas para llenarlas con ideas.

  • Dentro de cada terrario, dispuestos por todo el lugar, hay animales y plantas. Tienen una naturaleza y un universo propio para que la gente los descubra. Los toques de color contrastan con el negro de las paredes.

  • Las salas de taller tienen un look más industrial. En estos espacios el foco no está en la decoración, sino en lo que pasa dentro.

  • En la cafetería del segundo piso enseñan a preparar café de especialidad.

  • Los muebles fueron hechos por los Gogo, marca de Tomás y Nicolás Aracena.

  • El Coffee Break es uno de los espacios diseñados para los encuentros.

  • La terraza del primer piso es una extensión de la cafetería, donde se puede trabajar al aire libre.

  • En el lounge del segundo piso hay espacio para trabajar, de manera individual o en grupos, y también cómodos sillones para distraerse y descansar.