A partir de sus obras sustentables, Diébédo Francis Kéré gana el Premio Pritzker de arquitectura 2022

Comprometido con la justicia social y el medio ambiente; arquitecto, educador y activista, a sus 56 años, Francis Kéré se convierte en el primer africano en recibir este importante galardón, conocido como el Nobel de la arquitectura.

Diébédo Francis Kéré, arquitecto, educador y activista social, nació en Gando, Burkina Faso, una de las naciones más empobrecidas del mundo. “Crecí en una comunidad donde no había jardín infantil, pero donde la comunidad era tu familia”, cuenta Kéré. “Todo el mundo te cuidaba y todo el pueblo era tu patio. Recuerdo el cuarto donde mi abuela se sentaba y contaba historias, mientras nos acurrucábamos uno al lado del otro y su voz nos envolvía, convocándonos a acercarnos y formar un lugar seguro. Este fue mi primer sentido de la arquitectura”.

Debido a la falta de infraestructura para poder estudiar en su pueblo, a los siete años Francis se fue a vivir con un tío, y en 1985 partió a Berlín con una beca para estudiar carpintería. Su curiosidad no paró más y en 2004 recibió el título de arquitecto en la Universidad Técnica de Berlín.

A través de sus obras, Francis Kéré ha logrado conectarse con las necesidades de las comunidades y trabajar con materiales que el mismo entorno le ofrece. Su trabajo representa hoy un cambio de paradigma, un vuelco hacia una construcción más sostenible, colaborativa y compartida, y esto es exactamente lo que llamó la atención del jurado del premio Pritzker (presidido por el arquitecto chileno Alejandro Aravena). Como comentó Tom Pritzker, presidente de The Hyatt Foundation, que patrocina el premio: “La arquitectura de Francis Kére es pionera, sostenible para la tierra y sus habitantes, en tierras de extrema escasez. Es a la vez arquitecto y servidor, mejorando las vidas y experiencias de innumerables ciudadanos en una región del mundo a veces olvidada. A través de edificios que demuestran belleza, modestia, audacia e invención, y por la integridad de su arquitectura y gesto, Kéré defiende con gracia la misión de este Premio”.

A través de sus obras, Kéré refleja su intención de trabajar en base a un método de diseño sustentable y que beneficie a las personas según las condiciones climáticas en las que vivan. “Todos merecen calidad, todos merecen lujo y todos merecen comodidad. Estamos interrelacionados y las preocupaciones sobre el clima, la democracia y la escasez son preocupaciones para todos nosotros”, señaló el arquitecto.

Con Kéré Architecture, su estudio, ha realizado varias obras que se han destacado por el impulso al desarrollo de zonas con escasos recursos. Entre los proyectos que ha realizado se encuentra la Escuela Primaria Gando, una institución construida en la aldea que debió abandonar para poder recibir educación, además de edificios cívicos y espacios públicos, instalaciones de salud y mucho más, siempre con esa mirada única como guía.