Cero: la nueva revista de la UDP y las universidades regionales para mostrar el trabajo creativo en el país

La semana pasada se lanzó la primera edición de la revista Cero, un proyecto editorial académico especializado en diseño que busca difundir y poner en valor la riqueza de la diversidad cultural y territorial del diseño nacional.

Difundir y poner en valor la riqueza de la diversidad cultural y territorial del diseño nacional es el gran objetivo de la revista Cero, una nueva revista anual que se acaba de lanzar junto a la Universidad Diego Portales y universidades regionales. Aquí el foco está puesto en la descentralización, por eso cuenta con un comité interregional liderado por el director de la publicación, el académico de la Escuela de Diseño UDP, Jorge Morales. Conversamos con él para saber más acerca de este proyecto.

 

¿Cómo y cuándo nace la idea de hacer esta nueva revista?

La idea de hacer una publicación de alcance nacional con foco regional, surgió hace un par de años, a partir de una serie de inquietudes, conversaciones y también de muchas incertidumbres compartidas con los académicos de diversas escuelas de la UDP. Discutimos sobre los escenarios de crisis simultáneas en muchos ámbitos, tales como la sustentabilidad del medio ambiente, la pérdida de la biodiversidad, las desigualdades sociales, el malestar social con las instituciones, la globalización agobiante, entre otras, donde la cultura material como producto del diseño es muy relevante para todos los seres vivos, no solo los humanos. Nace de la sensación de que todo está mal y que hay que cambiar radicalmente nuestra forma de construir e intervenir en el mundo. Y también de cómo hacer la transición a esta nueva habitabilidad que requiere nuestro mundo, con urgencia.

 

¿Para quién está pensada la revista? 

La Revista Cero se propone como una publicación periódica, pensada para un público amplio que esté interesado en preguntarse por el diseño como una actividad esencial al ser humano, que implica un hacer en base a un pensamiento. Cualquier persona que conciba, materialice, produzca y se interese por reflexionar sobre este proceso, gozará con los contenidos. Nos mueven preguntas como ¿qué es el diseño, como un hacer pensado e intencionado?, ¿dónde está o dónde encontrar la diversidad y la identidad?, ¿cuáles son los caminos inter y transdisciplinares en esta sociedad en crisis?, ¿cuáles son los territorios del diseño y cuál será su capacidad de territorializar y ecologizar en este futuro incierto? 

 

¿Por qué es tan necesario tener un espacio de reflexión en torno al diseño?

Porque no existe un camino cierto para enfrentar las problemáticas que se nos vienen encima en un corto plazo. La cultura material, que es la base del diseño, que sostiene el sistema socioeconómico, nos está consumiendo. Nos proponemos abrir una discusión sobre cómo configurar nuevos territorios específicos, donde la dependencia no sea un problema sino el ancla a tierra de un nuevo habitar, donde el paisaje, los recursos y las diversas realidades locales sean conocidas y valoradas, relocalizando el diseño. La Revista Cero además tiene una alta carga visual y de imágenes a todo color que nos parece necesaria para motivar una reflexión desde la gráfica y la visualidad como materia de estudio y crítica y sobre todo como capacidad de comunicar nuevas ideas y sensaciones. Nos mueve la certeza de que una imagen puede valer tanto como mil palabras.

 

¿Por qué la descentralización fue un tema central en esta nueva propuesta y cómo ves la escena de diseño fuera de Santiago?

La descentralización es un tema antiguo, muy recurrido, pero poco conseguido, que se construirá cuando se descubra, reconozca, promueva y difunda a quienes trabajan desde lo local, como virtud y factor de identidad. Una efectiva y concreta meta para nosotros es la diversificación y la descentralización, con base en lo colaborativo.

Fuera de Santiago hay grupos de interesados y de profesionales que están haciendo una labor fundacional muy valiosa y consistente, mediante laboratorios, asociaciones con comunidades y equipos multidisciplinarios que debe ser más conocida y apoyada por el público y por el mundo académico. Muchos de ellos a propósito de la pandemia han encontrado espacios de desarrollo inéditos que los hemos documentado en este primer número y otros que tenemos prospectados para las próximas ediciones.

 

¿Cuál es el rol que cumple, o que debería cumplir, hoy el diseño? 

El diseño hoy debe hacerse responsable de sus resultados, no es posible que continuemos con un sistema que consume y depreda los recursos naturales para que terminen transformados en basurales. Es una responsabilidad ética, que ya no nos da más tiempo. La Revista Cero propone un camino de reflexión y difusión a través de nuestro manifiesto que, entre otras afirmaciones, busca la divulgación de todas las expresiones del diseño y se dirige a un público no especializado que esté interesado en los cruces y vinculaciones entre diseño, artesanía, el arte y los oficios, entendidos con amplitud y generosidad. Buscamos aportar desde una perspectiva que pone en valor los territorios culturales de un trabajo, indagando en la riqueza de lo local, con un foco interdisciplinar e inclusivo. 

 

Cuéntame sobre esta primera edición.

Este primer número contiene más de 20 artículos en 180 páginas, con propuestas innovadoras que se reparten de norte a sur. Tenemos tres secciones principales: Visualidades, Diálogos y Textualidades, con secciones intercaladas que articulan estos contenidos. Visualidades lo hemos definido como un ámbito de encuentro creativo, abierto a las representaciones apasionadas y a todos los formatos de la cultura visual contemporánea, con énfasis prioritario en la imagen y la fotografía. El ámbito de Diálogos es un lugar de reflexión en base a la palabra, en que, a partir de registros o conversaciones existentes, ponemos en valor personajes y experiencias vitales significativas, como patrimonio inmaterial que es necesario refigurar. En el ámbito de Textualidades tenemos textos originales sobre procesos e investigaciones de diseño, desde una mirada emergente y desprejuiciada.

Articulando estos tres ámbitos presentamos el trabajo de laboratorios de diseño en Valdivia y Temuco, que innovan desde la exploración con nuevos materiales y en la interacción con comunidades; publicamos una semblanza de una pionera de la tipografía; presentamos un reportaje con entrevistas a un trabajo de memoria visual en el norte grande; junto a esto hay contenidos de gráfica urbana, diseñadores y diseñadoras emergentes y varios otros temas que sin duda van a aportar una mirada fresca y motivadora para todos quienes crean que el diseño tiene un rol relevante en la construcción de un futuro con más certidumbres y amabilidades con todos los territorios.

 

La revista Cero se puede encontrar en las bibliotecas de las universidades regionales y se puede ver su versión digital en centroeditorialdiseno.udp.cl.