El colorido mundo de Julio Jeanmaire, ganador del concurso Arte en Vivo

Julio Jeanmaire cuenta que desde niño se sintió atraído por el dibujo y el arte. Estudió diseño industrial y fue ahí que logró perfeccionar su técnica y aprender nociones de color. “Un día se me ocurrió hacer cuadros con el surf como concepto principal, porque desde niño he viajado a Pichilemu y he estado ligado a ese lugar, y fue una línea que llamó mucho la atención”, cuenta. Después de eso empezó a hacer sus primeras exposiciones en campeonatos de surf, diseñó una línea de souvenirs rescatando el patrimonio de la Región de O’Higgins –es de Rancagua– y también ha hecho talleres en colegios y varios proyectos urbanos colaborativos. “Una de las cosas que más me gusta hacer es fusionar mi carrera de diseñador con la pintura. Me encanta ver a la gente y a los niños sonreír y que mis obras llenas de color les alegren la vida, ¡aunque sea por un segundo!”, dice.

Siempre le ha gustado la obra de Picasso y los artistas del movimiento conceptual como Kandinsky y Miró y todo su trabajo nace desde la geometría. “El diseño industrial y todos los objetos nacen desde ahí, es una forma de que en mis obras siempre esté presente lo que me gustó estudiar”, dice. Sus obras se caracterizan por el uso de materiales más ligados al mundo de la construcción o del arte urbano, como maderas, cartones y materiales reciclados. “La madera es parte fundamental para crear mis intervenciones, porque generan espacios con volúmenes que llaman la atención del público tanto por forma como por el color”, cuenta.

Este año no solo participó en ArtStgo, sino que fue el ganador del concurso Arte en Vivo, que busca promover las artes visuales en Chile y apoyar a artistas emergentes. 

 

¿Cómo fue tu participación en ArtStgo?

Estoy muy agradecido de haber sido seleccionado como uno de los ocho finalistas de este año para pintar un cuadro en solo dos días, fue una experiencia genial. Para mí fue un récord pintar una obra en tan poco tiempo, porque mi estilo demanda tiempo y precisión. Al principio estaba nervioso, porque pensaba que quizás no alcanzaría a terminarla en el plazo, pero todo se dio de una forma mágica. Estoy feliz de esta experiencia vivida y de haber conocido a los demás artistas, todos muy simpáticos y muy buena onda. Aparte de la organización y toda la gente que hizo posible esto, estoy muy agradecido por todo lo vivido.

 

Ganaste el premio Arte en Vivo, de ArtStgo. ¿En qué consistió tu trabajo?

Mi obra se basó en el concepto de volver a ser niños y jugar, un tema que siento que nos hace falta. Volver a jugar más, a poder equivocarnos sin tener miedo, a ser más espontáneos y auténticos. Además, habla de aferrarnos y acercarnos más al mundo de la naturaleza. 

En la obra, una paloma trae un mensaje en un código QR, que al escanearlo lleva a un mensaje sorpresa. Esto es lo que genera una obra distinta e interactiva con el público, es una forma de integrar la tecnología en la que estamos viviendo en nuestro diario vivir. 

La mayoría de mi trabajo actual está enfocado en los niños y busca entregar un mensaje lleno de color y alegría para los demás, para generar conciencia en la gente que nos falta volver a ser como en aquellos años de esa infancia feliz.

 

¿En qué proyectos estás trabajando ahora? 

El año 2019 fui el ganador del concurso del festival de arte urbano chileno Hecho en Casa Fest, para poder intervenir la Torre Entel. El proyecto se realizará finalmente el 2022, y voy a convertir a la torre en un juego de jenga gigante lleno de color. 

Actualmente me encuentro trabajando en proyectos particulares y en un proyecto mural relacionado con el rescate patrimonial y turístico en la localidad de Rosario, en la Región de O’Higgins. Me gustaría seguir aportando a mi región en proyectos de arte urbano para poder generar espacios más llamativos y coloridos que inviten al público a recorrer más la ciudad y nuestro entorno. 

Uno de mis sueños es poder realizar algunas de mis intervenciones en otros países mostrando algunos de los maravillosos paisajes que tenemos en mi región. Además, quiero seguir trabajando bajo el concepto de volver a ser niños, del turismo, patrimonio y de los deportes, que son las áreas que más me interesa abordar. Siempre, y lo más importante, entregando color para hacer un poquito mejor nuestras vidas.