Un invernadero inspirado en los antiguos terrarios victorianos

En West Sussex, Inglaterra, se acaba de inaugurar un invernadero sorprendente. Inspirado en los terrarios ornamentales victorianos, tiene una forma muy particular, pero lo mejor es cuando se abre y se convierte casi en una corona de vidrio.

En el borde del Woolbeding Gardens, del National Trust, en Inglaterra, se acaba de inaugurar un invernadero cinético a cargo de Heatherwick Studio. La gran estructura se encuentra en un jardín que muestra la influencia de la antigua Ruta de la Seda en los jardines ingleses de hoy. 

El invernadero, concebido en colaboración con The Woolbeding Charity y National Trust, es una sorprendente estructura desplegable inspirada en los terrarios ornamentales victorianos. “Este Heatherwick Glasshouse representa la vanguardia del diseño técnico y la ingeniería, pero también es una restauración de algo que es parte de la historia de Woolbeding”, dice Mark Woodruff, de The Woolbeding Charity. 

Mediante un mecanismo hidráulico y gracias a ingeniería de vanguardia, los diez sépalos que componen la estructura, se abren para permitir que las plantas accedan a la luz del sol y el espacio se pueda ventilar. Y cuando hace frío, los sépalos se cierran para dar refugio a la colección de especies subtropicales.  “Este es un lugar y un proyecto que literalmente se desarrolla. Atraviesas este fascinantemente hermoso jardín y descubres un objeto que comienza como una joya y termina como una corona, mientras el Glasshouse se despliega lentamente”, dice Thomas Heatherwick, de Heatherwick Studio. “Creo que también habla de nuestra necesidad de seguir creando pasados ​​increíbles. Tejer inventos contemporáneos en el tejido de escenarios históricos y tener la confianza para dejar que cada uno hable con el otro”.

El Jardín de la Ruta de la Seda que rodea el Invernadero invita a los visitantes a un viaje por un paisaje influenciado por la antigua ruta comercial entre Asia y Europa, donde se intercambiaban productos como la seda y muchas especies de plantas, como el romero, la lavanda y el hinojo, que llegaron por primera vez a Inglaterra de esta manera.  

En el jardín, los visitantes pueden conocer más de 300 especies, desde árboles de hoja perenne mediterráneos, hasta las rosas Gallica tan populares en Inglaterra hoy, pero que fueron introducidas en Europa por los comerciantes de Persia. El propio invernadero alberga un espécimen raro e impresionante de una Aralia vietnamita que da sombra a una colección de helechos que crecen junto a árboles paraguas, magnolias y plátanos.

El Woolbeding Glasshouse y el Silk Route Garden están abiertos los jueves y viernes del 28 de abril al 30 de septiembre. Para más información, se puede visitar la página web del National Trust.