Para los novios que disfrutan del trekking y la vida al aire libre, este hotel, ubicado en una reserva privada entre Pucón y Puerto Varas, es el destino de luna de miel perfecto. Una mezcla entre aventura y relajo que no olvidarán.

Pasar unos días en una reserva privada, alejada del ruido y rodeados de naturaleza, suena como el plan ideal para muchos novios que están pensando en un destino para su luna de miel. Especialmente para aquellos que disfrutan de un día de trekking, actividades al aire libre, tardes de spa y buena gastronomía.

Todo eso lo pueden encontrar en Futangue Hotel & Spa, que está ubicado en la hermosa Región de los Ríos de Chile, estratégicamente entre los conocidos destinos de Pucón y Puerto Varas, a sólo una hora y media de vuelo desde Santiago.

Considerado uno de los secretos mejor guardados de la Patagonia Norte y del Lago Ranco, en la cordillera, lejos de las multitudes, se encuentra la reserva privada Parque Futangue, de impresionante belleza escénica, con más de 13.500 hectáreas y casi 100 kilómetros de senderos de trekking de nivel mundial.

En lengua Huilliche, Futangue significa “cañón grande” y es como los pueblos originarios llamaron al valle que recorre el río del mismo nombre, y que hoy es el escenario soñado para explorar la naturaleza salvaje de los Andes Patagónicos en Chile.

Las variadas excursiones que ofrece el parque, como trekking, bicicleta, kayak y pesca con mosca, entre otras, llevan a los visitantes a un viaje a través de espectaculares paisajes naturales, cubiertos por montañas, bosques vírgenes, cascadas, lagunas y ríos de aguas turquesas, además de extraordinarios campos de lava y aguas termales. Todo esto, sin necesidad de salir de la reserva.

La mezcla perfecta entre aventura y comodidad en cualquier época del año: ideal para contemplar los bosques nevados en invierno, observar las coloridas lengas en otoño, disfrutar del arte de la pesca con mosca en primavera o aprovechar la calidez del verano para aventurarse al interior de la selva valdiviana.

Este destino será para los novios el descanso perfecto en un paraíso escondido. El hotel se encuentra en la zona norte del parque, en las praderas cercanas al Lago Ranco. Tiene 26 habitaciones y una arquitectura que destaca las maderas nativas y se complementa con el entorno natural, asimilando los clásicos galpones y caballerizas del sur de Chile.

Por si esto fuera poco, a sólo pasos del hotel se encuentra el spa de 450 metros cuadrados, con piscina interior y exterior semi-olímpica climatizada, sauna, salas de masajes, duchas escocesas y gimnasio, ideal para relajarse después de un largo día de excursiones. Y para terminar la jornada de la mejor manera, la comida también sorprenderá a los visitantes: aquí apuestan por los auténticos sabores de la región e ingredientes de producción local, haciendo de la estadía una experiencia única.

parquefutangue.com