Inesperada

Incluso para un genio del color como Tommy Hilfiger, esta es una casa vanguardista. Junto a su mujer Dee, desafiaron sus propios límites y se abrieron a una decoración tan fantástica como divertida.

«Shockingly unique”. Con una frase tan americana como la marca que creó define el diseñador de moda Tommy Hilfiger su nueva casa en Miami. No logra salir de su asombro, y no es el único. Su mujer Dee –que también es diseñadora de moda– la llama su “casa de fantasía”, aunque quizás el más sorprendido de todos es el reconocido decorador Martyn Lawrence Bullard, quien tuvo la misión de aterrizar las ideas de esta peculiar pareja: “Es muy inesperada, incluso para mí. Nunca en mi vida había hecho estas combinaciones de colores. Es un poco loca, pero funciona”, dice.

Ubicada al norte de Miami Beach, justo frente a la playa, la casa terminó siendo lo opuesto a sus otras dos residencias, y eso era justo lo que buscaban. Mientras la de Connecticut tiene un aire más country y la de Mustique un estilo colonial, aquí quisieron abrirse al color, lo contemporáneo, la diversión. Buscaban un escape, sentirse permanentemente de vacaciones, además de un lugar más cercano a la más reciente aventura empresarial de Tommy, el hotel Raleigh en Miami Beach, el cual compró y comenzará a remodelar el próximo año. Pero sobre todo los Hilfiger querían que fuera lo suficientemente grande como para exponer su extensa colección de arte moderno, la cual ha permanecido por mucho tiempo guardada en bodegas. “Esta casa muestra un lado diferente de Tommy y realmente explora su amor por el arte y el diseño moderno”, acota Bullard, quien no deja de admirar las obras pop y post pop que tiene el diseñador, y que incluye piezas de íconos como Andy Warhol, Jean–Michel Basquiat, Keith Haring, Damien Hirst, Tracey Emin y otros.

Lo primero fue cambiar los pisos y revestimientos de madera oscura que tenía la casa, construida el 2007; todo se pintó blanco, dándole un aura de pureza, como si se tratara de una galería de arte. Para dar un contraste gráfico, recurrieron a azulejos italianos en blanco y negro, los que se usaron en la escalera central y en el piso de la cocina.

Listo el telón de fondo, comenzó la entretención. “Si no es psicodélico, si no tiene onda, no entra en esta casa”, le habría dicho Dee al decorador, quien comenta: “Ellos realmente querían divertirse con la decoración y querían que su casa tuviese la vibra súper cool de Miami”.

Los 60 fueron la inspiración principal; el objetivo era dar la sensación del Miami de esa época. La mayoría de los muebles son vintage; piezas de Paul Evans, Vladimir Kagan, Willy Rizzo y Sade se combinan con otras fabricadas a la medida para los espacios. “Encontramos muebles en tiendas de antigüedades, en boutiques vintage, en línea y en subastas. Tanto Tommy como Dee rastrearon las fuentes de arte fino para comprar piezas de arte apropiadas”, cuenta Bullard.

En cuanto al color, la paleta estuvo definida por las distintas obras de arte, en particular los cuadros de Warhol y Basquiat que hay en el living, que definieron el tono para el diseño de toda la casa. “Me encanta el color y fue un deleite que tanto Tommy como Dee disfrutaran usándolo en sus interiores. Me gustan los tonos vivos, por lo que me emocioné al saber que Dee quería un cuarto de cine completamente rojo”, explica el decorador.

Cada espacio de esta casa es un mundo aparte. Mientras en la cocina domina el blanco y el negro y una Elizabeth Taylor imaginada por Vik Muniz, en la “sala disco” hay una inmensa bola y un retrato de Mick Jagger, en la pieza principal fotos de Marilyn Monroe por Bert Stern y en los baños de visita papel mural con olor, al estilo scratch and sniff. Como Tommy y Dee juntan siete niños, querían asegurarse que fuera el lugar perfecto para reunir a la familia. Por eso es que Bullard se encargó de crear dormitorios de lujo, cada uno con sus propios colores y diseños: uno con puntos amarillos gigantes, otro con rayas rojas y blancas, y hasta uno con tintes metálicos. “Como diseñador de moda, mi gusto está siempre cambiando, evolucionando, y esto es lo último en términos de lo que me gusta”, dice Tommy Hilfiger.