El decorador Phillip Thomas, mitad chileno, mitad norteamericano, fue el encargado de remodelar esta antigua casa en Bellport, Long Island, un proyecto familiar cuyo principal objetivo era hacer convivir armónicamente a tres generaciones. Y lo logró con creces.

Los dueños de esta casa en Bellport, un pequeño poblado cercano a Nueva York y reconocido refugio de artistas, decidieron remodelarla completamente después de 40 años de intenso uso. Las condiciones habían cambiado, la familia había crecido (ya suma tres generaciones) y era necesario adaptarla a las nuevas necesidades, además de modernizarla y lograr armonizar el interior con el jardín exterior.

Para este trabajo contactaron a Phillip Thomas y la elección no sólo se basó en su brillante currículum como decorador de interiores, sino además, porque lo conocían desde siempre y, como ellos, él también pasó gran parte de su niñez y juventud en Bellport.

Phillip es mitad norteamericano y mitad chileno. Y ese 50 por ciento criollo lo tiene muy arraigado, aunque su nombre, su acento y su pinta digan lo contrario. Como él mismo nos cuenta, su mamá trabajaba en el Ministerio de Hacienda en Santiago cuando conoció a su papá, un abogado de Harvard que llegó al país como parte de un equipo que debía supervisar un proyecto de reforma tributaria. “¡Quién diría que los impuestos pueden ser románticos!”, comenta.

Sea como sea, Phillip creció en Nueva York, ciudad en la que vive hasta el día de hoy y la cual asegura, inspira y anima su creatividad. Mientras estudiaba Derecho Internacional en la Universidad de Georgetown, decidió venir a Chile por seis meses y hacer un intercambio en la Universidad Católica, período que también aprovechó para decorar el departamento de sus padres en Santiago. “Fue una verdadera epifanía, el contacto con los talleres de muebles y el diseño me enganchó completamente. Tanto, que una vez que volví a Estados Unidos y terminé mi carrera, me inscribí en el New York School of Interior Design”, recuerda.

Desde que estableció su propia oficina de diseño de interiores en 2011, Thomas y su equipo han completado proyectos en muchos de los mejores edificios de la ciudad de Nueva York, además de trabajos en el resto de Estados Unidos y el mundo. Phillip atribuye su éxito al trabajo duro y a que sus proyectos expresan el mejor reflejo de cada cliente. Y agrega: “Lo que une todos mis encargos es la habilidad para que los espacios funcionen, la correcta elección de los materiales y la alta atención a los detalles. Todo realizado de manera eficiente y conforme a los presupuestos establecidos, lo que es clave”.

Como muchos pueblos en Long Island, en el siglo XIX y a principios del XX, Bellport era un lugar de grandes propiedades, como esta casa. Conocida como Near the Bay, esta construcción era el garaje de la propiedad y albergaba los dormitorios de los choferes en esa época. Desde entonces ha cambiado mucho, sin embargo, el cambio realizado por Phillip ha sido el más sustancial. Como cuenta el decorador, la idea era que abuelos, hijos y nietos tuvieran espacios para compartir y estar juntos, pero que también hubiesen lugares independientes. “Para ello ampliamos los recintos principales, sin alterar su sentido íntimo y cálido”.

La casa es grande y caben muchos cómodamente; esa era precisamente la idea. Para ser más concretos, en el primer piso, además del living, comedor, biblioteca y porche, cuentan con una cocina con su propio salón y comedor. En el segundo piso hay cinco dormitorios y en el subterráneo hay una cava de vino, sala de arte y una de juegos para los niños. En el jardín, el antiguo establo fue transformado en un espacio para organizar fiestas.

Phillip estuvo a cargo de cada detalle y para concretarlo con éxito se preocupó especialmente de aumentar la luminosidad a través de ventanales, tonos y materiales, y de integrar color y objetos antiguos y modernos, que le dieran dinamismo y movimiento. “Este fue un proyecto muy importante para mí y quedé muy contento, porque es un reflejo muy auténtico de sus dueños, de su pasado, de su presente y de su futuro”.