Ingredientes

  • ¾ taza de azúcar granulada
  • ¾ taza de avena instantánea
  • ¾ taza de harina sin polvos
  • ½ cdta. de polvos de hornear
  • 130 g de mantequilla derretida
  • ¼ taza de leche entera (60 ml)
  • ¼ taza de miel
  • 1 cucharada de ralladura de naranja
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 200 g de chocolate bitter (para decorar)

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 190º C con calor por arriba y por abajo. Forrar la lata del horno con papel aluminio enmantequillado o silpat (lámina de silicona). Reservar.

  2. Derretir la mantequilla.

  3. En un recipiente mezclar el azúcar, la avena, la harina y los polvos de hornear. Agregar la mantequilla derretida, la leche, la miel, la ralladura de naranja y la esencia de vainilla y revolver sólo hasta lograr un color homogéneo.

  4. Dejar enfriar en el refrigerador durante 15 minutos y luego poner en la lata (con silpat) una cucharada de la mezcla y extender con un cuchillo mojado. Repetir con el resto de la masa dejando al menos 4 cm de distancia entre las galletas (se extienden).

  5. Cocinar hasta que los bordes de las galletas estén dorados completamente y el centro de un dorado pálido. Sacar y dejar enfriar antes de retirarlas de la lata (si se sacan cuando aún están calientes, se rompen).

  6. Derretir el chocolate a baño María y pincelar en la mitad de cada galleta. Dejar en el refrigerador hasta que se endurezcan. Se pueden guardar hasta 5 días en un recipiente hermético en el refrigerador.