Ingredientes

  • 2 chorizos de cerdo o 1 ½ longaniza
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla morada en cubitos
  • 2 hojas de laurel (seco o fresco)
  • 1 cucharada de paprika
  • 2 dientes de ajo rallado o picado muy pequeñito
  • ½ taza de vino tinto (opcional)
  • 1 taza de lentejas
  • 2 zanahorias pequeñas o 1 grande, en cubos pequeños
  • 4 tazas de agua
  • Sal y pimienta a gusto
  • 60 g de espinaca baby o espinaca grande sin tallos, picada en tiras de 1 cm de ancho

Preparación:

  1. Remojar las lentejas por lo menos 1 hora. Esto ayuda a que se cocinen más rápido y que sean más fáciles de digerir.

  2. Cortar los chorizos en láminas de 5 mm de ancho y cocinarlos en una olla precalentada a fuego medio-bajo. No es necesario agregar aceite. Cuando estén doradas por ambos lados, retirar de la sartén.

  3. Agregar el aceite de oliva, laurel, paprika y cebolla a la olla y cocinarlos hasta que la cebolla esté transparente y huela dulce.

  4. Agregar el ajo y cocinarlo por un minuto, mezclando todo el tiempo.

  5. Agregar el vino tinto y dejar que se evapore casi por completo para que la preparación no quede ácida.

  6. Agregar las lentejas, zanahoria y el agua. Mezclar. No agregar sal todavía, porque las legumbres se ponen duras. Siempre agregar al final.

  7. Una vez que rompa hervor, bajar el fuego hasta que se vean solo unas pocas burbujas, para que se cocinen lento. Esto también previene que se pongan duras. Tapar la olla.

  8. Luego de una hora, probar las lentejas. Si ya están listas, apagar el fuego. Si tienen mucho líquido todavía, dejar que siga hirviendo lentamente, esta vez sin tapa, hasta lograr la consistencia deseada.

    Corregir el nivel de sal, agregar pimienta, la espinaca y servir inmediatamente. Siempre es mejor agregar la espinaca justo antes de servir para que se mantenga verde.