Ingredientes

Para el pollo saltado

  • 1 cucharada de aceite vegetal (canola, maravilla o vegetal tradicional)
  • 1 pechuga de pollo grande (o 2 pequeñas) en cubos
  • Sal y pimienta a gusto
  • 2 tomates cortados en tiras, sin pepas
  • ½ cebolla morada, en pluma
  • 1 ají amarillo sin pepas ni venas, en tiras (opcional)
  • ¼ taza de salsa de soya
  • 1 cucharada de vinagre de jerez, vino blanco o manzana
  • 2 cucharadas de salsa de ostión (opcional)
  • Cebollín o cilantro para decorar

 

Para el arroz a la peruana

  • ½ taza de arroz blanco
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ + 1/8 taza de agua

 

Para las papas al horno

  • 1 papa grande
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta a gusto

Preparación:

  1. Para el pollo saltado, precalentar un wok o sartén a fuego alto. Agregar aceite y el pollo, solo lo suficiente para cubrir la base de la sartén. Dejar que se dore por ese lado sin moverlo. Girarlo para dorar por todos los lados.

  2. Agregar la mitad de la soya, vinagre y salsa de ostión y dejar que hierva con el pollo hasta que espese. Retirarlo del wok.

  3. Agregar un poco más de aceite y las verduras. Saltear hasta que se doren y empiecen a suavizar, alrededor de 1 minuto. Agregar la otra mitad de soya, vinagre y salsa de ostión y dejar que hierva hasta que espese el jugo.

  4. Mezclar el pollo con las verduras y decorar con la parte de verde del cebollín o cilantro.

  5. Para el arroz a la peruana, precalentar una olla pequeña a fuego medio. Agregar el aceite, ajo y sal y cocinar por un minuto mezclando todo el tiempo, sin que se dore.

  6. Agregar el arroz y mezclar por un minuto.

  7. Agregar el agua y esperar a que rompa hervor. Cuando rompa hervor, disminuir el fuego al mínimo y tapar. Dejar que se cocine por 15 a 20 minutos o hasta que no quede agua.

  8. Cortar las papas en tajadas o en tiras (como papas fritas). Mezclar las papas con el aceite, sal y pimienta y hornear en un horno precalentado a 200º C hasta que estén suaves por dentro y crocantes por fuera.