Ingredientes

Para la masa

  • 180 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 50 g de aceite de canola o vegetal
  • 2 cucharaditas de sal (si la mantequilla es con sal, agregar sólo 1 cucharadita)
  • 180 g de azúcar blanca
  • 180 g de azúcar rubia
  • 4 huevos
  • 2 cucharaditas de extracto o esencia de vainilla
  • 240 ml de leche de cualquier tipo
  • 400 g de harina sin polvos de hornear
  • 2 cucharaditas de polvos de hornear
  • 1 cucharada de canela en polvo

 

Para las capas de canela

  • 100 g de azúcar rubia
  • 1 cucharada de canela en polvo

Preparación:

  1. Batir la mantequilla con el azúcar, sal y aceite hasta que se haya aclarado la mezcla. Se puede hacer con una batidora eléctrica o con un batidor de mano.

  2. Agregar los huevos y batir nuevamente hasta incorporarlos bien y que se vea aireado. De tanto batir se debería espesar y empezar a despegarse de las paredes del bol.

  3. Agregar la leche y extracto de vainilla y mezclar. Se va a ver cortado, pero con la harina regresa a la normalidad.

  4. Agregar la harina, canela y los polvos de hornear y mezclar.

  5. Preparar un molde (de 25 centímetro de diámetro) con mantequilla suavizada. Enharinar el molde. Luego de esparcir la harina voltear el molde y golpear para que bote el exceso.

  6. Verter una primera capa de masa en el molde y espolvorear la mitad de la mezcla de azúcar rubia y canela. Luego poner otra capa de masa y espolvorear con la mezcla de azúcar y canela, para terminar con lo que queda de masa.

  7. Hornear el queque a 180° C por 40 minutos o 1 hora, hasta que un cuchillo salga seco del medio. Es importante no cocinar más de lo necesario para que no se seque. Si se hace en un horno eléctrico, revisar a los 30 minutos que no se haya dorado mucho por arriba y si ya se ve lindo, cambia el calor a solo por abajo.

  8. Desmoldar mientras el queque está caliente.