Ingredientes

  • 250 g de harina
  • 5 g de levadura fresca
  • 150 ml de agua tibia o jugo de naranja recién exprimido
  • ½ cucharadita de sal
  • Ralladura de 1 naranja
  • 170 g de tahini (pasta de sésamo)
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 155 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharada de miel disuelta en 1 cucharada de agua para pincelar

Preparación:

  1. Para la masa, tamizar la harina en una fuente y formar un volcán con la mano. Poner la levadura en el centro y la sal en la orilla, para evitar contacto directo con la levadura. Verter un poco del agua tibia sobre la levadura y disolverla con la yema de los dedos.

  2. Incorporar un poco de la harina hasta que quede una mezcla en el centro del bol de consistencia similar al ulpo. Reservar 10 minutos para que se active la levadura. 

  3. Verter el resto del agua y empezar a incorporar de a poco el resto, amasando. Seguir hasta conseguir una masa elástica y homogénea. Reservar tapado con film media hora app. 

  4. Para el relleno, en un bol verter el tahini, el azúcar, la canela, y la ralladura de naranja. Revolver muy bien con una cuchara. Reservar.

  5. Destapar la masa y quitarle el exceso de aire. Amasar de nuevo dándole forma de pelota. Dividir en 4 (formar como pelotas) y reservar tapado con film. 

    Sacar una de las pelotas de masa, poner en la mesa de trabajo y darle la forma de disco (de diámetro de 15 cm app) con un uslero. Poner 2 cucharadas de relleno en el centro.

  6. Unir bien las orillas de la masa hacia el centro, formando un saquito. Trabajar con el uslero para volver a darle la forma de disco. Enrollar el disco formando un tubo. Con las dos manos, ejercer presión, con movimiento continuo, hacia adelante y hacia atrás y a la vez moviendo las manos hacia los extremos del tubo y hacia el centro, para conseguir darle más largo. Cortar el tubo en 2 partes iguales. Seguir trabajando con uno de los tubos hasta llegar a 30 cm aproximadamente.

  7. Enrollar el tubo como un espiral o caracol. Aplastar primero con la mano y luego con el uslero sin exceso de fuerza para no desarmarlo. Poner en una bandeja de horno, previamente enmantequillada. Repetir el proceso con el otro tubo y después con el resto de las pelotas de masa. En el proceso, el relleno romperá la masa en varios puntos, pero no importa, porque durante la cocción se dorará y lo hará más crocante.

  8. Hornear a 200° C por 20 minutos o hasta dorar. Revolver una cucharada de miel, en una cucharada de agua tibia y pincelar con la mezcla las tahinopitas recién salidas del horno. Dejar enfriar antes de servir.