Halloumi hecho en Pichilemu

En Instagram las fotos de suculentas ensaladas con halloumi grillado abundan. Y es que por su textura y sabor ha ganado protagonismo como una de las estrellas de la cocina vegetariana. Jamie Oliver o Yotam Ottolenghi son algunos de los cocineros que lo usan en sus preparaciones. ¿Pero qué es el halloumi y por qué se ha vuelto tan popular? 

Tradicional de Chipre, en su versión más purista se elabora con una mezcla de leche de cabra y oveja, pero con su masificación alrededor del mundo hoy también hay solo de leche de vaca. Su principal atributo es su alto punto de fusión: no se derrite sino que se grilla, lo que permite comerlo asado, frito o a la plancha. 

José Tomás Hernández (30, ingeniero civil) trabajó en una cafetería en Australia y ahí conoció el halloumi. Lo servían sobre tostadas con palta y era uno de los platos más vendidos. A su regreso a Chile se dio cuenta que nadie lo vendía de forma permanente. En febrero se puso de lleno a estudiar y hace dos meses lo lanzó oficialmente en su cuenta de Instagram, @halloumi_chile. Hoy lo fabrica en Pichilemu 100% con leche de vaca que compra a una pequeña lechería de Santa Cruz.  

“El halloumi no se derrite como el queso tradicional, sino que se grilla. Esto se logra en el proceso de producción, donde se hierve con su propio suero y se sala en salmuera, dándole la resistencia al calor y es salado”, explica. 

El proceso lo realiza de forma artesanal. En un día elabora la receta y luego, lo deja madurar de 3 a 5 días. Cuesta $4.200 los 200 gramos y despacha gratis sobre cinco unidades. Dura dos meses en el refrigerador, y almacenado en un recipiente, dos semanas. Se puede congelar.