E-Merge

E-Merge RevistaED

Tras el éxito de las muestras Pride (2008) y Blow (2012), Cecilia Avendaño vuelve con una selección de nueve fotografías de gran formato. A través del fotomontaje, en un pulcro ejercicio de construcción, la artista creó seres fantásticos con rostros perturbadores que se podrán ver entre el 12 de agosto y el 17 de septiembre en la galería Patricia Ready.

Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3330 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378

 

 

  • “Los seres que creé son una mezcla de hombres y mujeres, orientales y occidentales. Por lo mismo, contienen aspectos que repelen y que atraen. El binomio de lo bello y lo monstruoso es una parte constante de mi trabajo y siempre estoy buscando un equilibrio de ambas cosas”.

  • “Creo que mi aporte va por la provocación a través de la sutileza. Lo que pretendo es hacer salir a la gente de la realidad y del patrón de lo ‘correcto’ en términos estéticos; acá se genera una disonancia, pues hay muchos detalles ‘bellos’ del canon, pero otros que confunden. Así, logro mostrar otras formas de ver la belleza”.

  • “Los ojos siempre han sido el centro de mis trabajos anteriores y son fundamentales ahora también, pero esta vez trabajé con mayor dedicación el cuerpo. El cuerpo en estos seres ha perdido muchas de sus características y es la ropa la que cumple la función de dotar identidad. Han perdido las plumas, los pechos, los labios, la carne va en franco retroceso, pero la ropa pasa a ser una segunda piel, y las manos mantienen su fuerza expresiva, y quizás adquieren aún más importancia”.