Adoro/Detesto: Martita Serani, banquetera y profesora de cocina

Martita Serani Adoro/Detesto Revista ED

ADORO

Un fin de semana sin trabajar; poder disfrutar a concho a mi marido y seis niños; salir a correr con buena música en el iPod; ver una buena película; convidar a comer a un grupo entretenido de amigos; mi ritmo de vida acelerado de marzo a diciembre, gozo la adrenalina de mi trabajo, el ajetreo de mi casa con los niños y alumnas, la agenda muy variada y distinta cada día; los viajes gastronómicos con mis amigas y mi semana anual en Rio de Janeiro en pleno invierno chileno; compartir mis recetas y que mis alumnas o lectores se luzcan con lo aprendido; dar en el clavo con una buena y nueva receta: es lo máximo; al australiano Bill Granger, a la brasilera Carla de Pernambuco, a la neoyorkina Ina Garten y al argentino Francis Mallmann: soy fiel seguidora de sus estilos y buenas recetas; a la gente que es generosa y comparte sus secretos de cocina y buenos tips.

 

DETESTO

Invertir tiempo y buenos ingredientes en una receta fome o definitivamente mala; los platos «vegetaria­nos» de algunos restaurantes con porotos verdes, choclos congelados, quesillo y huevo duro; que el pelo se me encrespe en los climas muy húmedos; el queso rallado de bolsa; las casas con olor a comida (salvo a queque o a pie de manzana); los livings o comedores con excesiva luz de noche, así como las casas sin luz del sol durante el día; el café tibio; a las personas que no contestan los mails ni devuelven las llamadas telefónicas; que se me pierdan las llaves del auto, los anteojos o el teléfono cuando voy saliendo atrasada; los días que miro el clóset y no sé qué ponerme.