La agenda de Nina Mackenna

Nina Mackenna ED

Experiencia le sobra y talento, para qué decir. Nina Mackenna trabaja hace años en moda, sabe muchísimo de estilo y tiene ese ojo un poco mágico para combinar, elegir y decidir qué se ve bien y qué no. Partió en Caras como editora de moda, trabajó en el proyecto Cuerpos Pintados, fue directora creativa de Paula por más de una década y desde hace un par de meses es socia junto a su amigo Ignacio Pérez-Cotapos de SML (Small, Medium, Large), la primera revista chilena de estilo masculino.

Lo cierto es que con sólo ver a Alexis Sánchez en la portada se nota que esta mujer de voz fuerte y palabras justas sabe perfecto y mejor que nadie lo que hace.

“A Ignacio lo conozco de toda la vida, yo era muy joven y me llamó un día para que trabajara con él. Yo había estudiado Teoría e Historia del Arte y no sabía nada de moda, pero él, con esa capacidad que tiene para ver más allá, me dijo que no me iba a arrepentir. Y parece que tenía razón, porque terminó gustándome mucho trabajar en esto, por eso sigo hasta ahora”.

 

  • Me encanta esta cartera porque es simple y de lindo cuero. Se agranda y se achica y es ideal para los viajes porque cabe todo.

  • No puedo vivir sin los jeans, es lo más importante de mi clóset y de esas cosas que siempre vuelvo a comprar. Me encantan.

  • Tengo este libro de Susan Sontag, Estilos radicales, hace muchos años. Está entero subrayado y con forro plástico en su tapa, porque lo cuido mucho. Cuando la Totó Romero trabajaba en Paula, le tocó ir a entrevistar a esta escritora a Nueva York y yo le pedí si me podía autografiar mi copia. Lo trajo de vuelta con una firma, aunque nunca voy a saber si lo firmo ella misma para no defraudarme o si fue la propia Sontag quien la estampó.

  • Tengo este libro de Susan Sontag, Estilos radicales, hace muchos años. Está entero subrayado y con forro plástico en su tapa, porque lo cuido mucho. Cuando la Totó Romero trabajaba en Paula, le tocó ir a entrevistar a esta escritora a Nueva York y yo le pedí si me podía autografiar mi copia. Lo trajo de vuelta con una firma, aunque nunca voy a saber si lo firmo ella misma para no defraudarme o si fue la propia Sontag quien la estampó.

  • Un primo muy querido que dibujaba muy bien se fue a vivir a Alemania hace muchos años y me regaló esta caja de lápices de colores antes de irse. Me dijo que sabía que yo se los iba a cuidar muy bien, y así fue porque los tengo hasta hoy.

  • Este porta huevos me lo regaló un amigo muy querido y es de Portugal.

  • El disco Desiertos es el primero de La Ley con Beto Cuevas como solista. Y este cassette me lo compré en la icónica disquería Fusión del Drugstore. No se hicieron muchas copias, por lo que hoy es una joya.

  • Suelo andar siempre con un collar largo colgando. Me gusta que sean delgados, un cordel con algo que lo intervenga. Los que tengo los he ido encontrando en diferentes lugares.

  • En un reciente viaje a México me enamoré del Mezcal. Me gusta en sus tres versiones: joven, añejo y reposado. No tengo ninguna marca en especial, sólo debe ser de Oaxaca y orgánico. Se toma en shots con gajos de naranja y un chile que se llama tajin.

  • Este aceite de oliva transforma un plato simple en algo totalmente extraordinario. Me gusta echarle unas gotitas a los huevos y a la ensalada de habas.

  • Esta casita plegable es un libro que se arma y que me trajo mi mamá de Alemania. Tiene muebles y luz que se prende con pilas. La tengo siempre abierta en mi living.

  • Este es el primer número de la revista SML (Small, Medium, Large). Conseguimos hacer la sesión de fotos con Alexis Sánchez en Barcelona.

  • Soy adicta a dos vinos: el Coyam, un ensamblaje orgánico de la viña Emiliana, y a los blancos de Amayna, de la viña Garcés Silva. Siempre tengo un par de botellas en mi casa.

  • Este perfume de Chanel, Coco Mademoiselle, la uso desde que existe y no me la cambio. Aunque en el verano la alterno algunas veces con una de The Body Shop, White Musk, porque es más livianita.

  • Este perfume de Chanel, Coco Mademoiselle, la uso desde que existe y no me la cambio. Aunque en el verano la alterno algunas veces con una de The Body Shop, White Musk, porque es más livianita.

  • No puedo andar sin anteojos, son fundamentales porque no veo nada sin ellos. Tengo el mismo modelo en las dos versiones, ópticos y para el sol. Son los Ray-Ban Wayfarer.

  • Este número de la revista Life es de las cosas más preciadas que tengo. Me la compré por eBay. Es de 1967 y sale Veruschka en la portada con la frase “La mujer que todos están mirando”. Fueron muy visionarios en Life al elegirla, porque hasta el día de hoy es una modelo de culto. Me encanta esta portada porque es muy poderosa y poco producida a la vez, y para mí ha sido muy iluminadora.

  • Los Thunderbirds son unos monos muy entretenidos que cuando era chica me encantaban. Ahora tengo la serie completa, toda la colección, que la encargué a Inglaterra. Son un clásico que cada cierto tiempo vuelven a dar en la televisión.