Museo El Resplandor

35 años atrás, Stanley Kubrick estrenó una de las películas de terror más famosas de la historia: «El resplandor». La cinta que cuenta la historia de la estadía de una familia en un hotel, convirtió el lugar en una visita obligada para los fanáticos del cine de miedo. Su éxito ha sido tal que ahora el Stanley Hotel se prepara para abrir un museo.

Está bastante claro que muchos disfrutan pasando miedo en lugares que se hicieron famosos por sus registros de fenómenos paranormales. Uno de esos lugares es el Stanley Hotel.

Todo comenzó hace 35 años, cuando Stanley Kubrick estrenó una de las películas más famosas del género de terror: El Resplandor. La cinta protagonizada por Jack Nicholson cuenta la historia de Jack Torrance, un escritor que acepta un trabajo como vigilante de invierno en un solitario hotel ubicado en la alta montaña. Una vez viviendo allí con su familia, Jack sufre inquietantes trastornos de personalidad, con los que tiene que luchar para enfrentar a su familia que se convierte en víctima de espantosos fenómenos sobrenaturales.

La película se convirtió en un fenómeno y el Stanley Hotel, ubicado en Estes Park, Colorado ha usado esa imagen a su favor. Ubicado en plena montaña, a 35 años continúa organizando tours fantasmales e incluso festivales de cine de terror.

Ahora, el Stanley Hotel tiene planes de añadir un museo del horror al interior de su complejo. Según el diario Los Angeles Times, el hotel está buscando financiamiento para construir el museo, un auditorio e incluso un estudio de sonido, post-producción y un espacio de edición.

El museo sería la sede de exposiciones itinerantes como la del artista de “The Walking Dead” Charlie Adlard, mientras que el ala de producción de cine se asociaría con la Escuela de Cine de Colorado en Denver.

Todo esto funcionaría como una asociación público-privada sin fines de lucro, cuyo consejo de fundación está compuesto por Elijah Wood y Simon Pegg.

El hotel, que hoy cuenta con 140 habitaciones, espera recaudar US$ 24 millones para convertirse en un verdadero lugar de terror en el corazón de las montañas rocosas de Colorado.