Las galerías de arte ahora también se viven online

Sin duda con la pandemia nos atrevimos a comprar mucho más online. Desde las cosas del supermercado, hasta la ropa, pasando por otras más específicas aún, como el arte. Conversamos con tres galerías que se atrevieron con este formato, incluida la precursora en Chile, que lleva más de una década dedicada exclusivamente a la venta de arte online.

La pandemia revolucionó la forma en que compramos: todo lo que antes se conseguía de manera física en una tienda hoy está al alcance de un click. Incluso el arte. Desde la galería Kunst, creada por Carmen Momberg hace más de una década, que siempre se planteó como una galería virtual, hasta espacios como Collectio, que aunque nació enfocado en la venta online, hoy tiene también un espacio presencial, esta semana conversamos con tres exitosas galerías. Cada una con una trayectoria única, ninguna ha quedado exenta de la verdadera revolución de consumo digital que hemos vivido en los últimos años. 

 

Galería Kunst, @kunst.cl

Carmen Momberg fue la primera chilena en hacer una galería virtual hace 12 años. Pionera en este rubro, cuenta que una de las claves para el éxito de su propuesta es su exclusiva línea curatorial y la relación que ha entablado con los artistas que representa. En Kunst, como se llama su proyecto, trabaja con artistas de manera colaborativa y muchas de sus obras se venden únicamente en esta plataforma. “Intento tener el máximo de biografía de cada artista”, cuenta Carmen. “De cada uno hay obras muy antiguas, de mediano tiempo y también nuevas. Nosotros siempre estamos trayendo novedades, por ende les exigimos mucho a los artistas”.

Carmen Momberg tuvo la idea de innovar en el mercado del arte porque buscaba lograr que las personas pudieran acceder a obras de buenos artistas a buenos precios. “Trato que el arte sea accesible, que Internet sea una plataforma democrática que a los usuarios les permita tener una vitrina buena, cómoda y exclusiva”, explica.

Kunst se basa en un modelo de difusión 100% online, sin un espacio físico, donde una de sus grandes preocupaciones es la compra informada y clara. Por eso, se hacen asesorías a través del chat de la página web (kunst.cl) y también se pueden contactar en el mail info@kunst.cl. Tienen despacho a Santiago y a todo Chile y las obras se venden sin enmarcar. 

kunst.cl

 

Collectio, @collectio_collectio

La diseñadora Constanza Casas y la ingeniera comercial con estudios en historia del arte, Elisa Elton, son las fundadoras de la galería Collectio, que partió en 2019 con una propuesta completamente online, pensada para lograr un mayor alcance. Pero después de la pandemia se dieron cuenta que era necesario tener una tienda y en julio de 2021 arrendaron un espacio en Eduardo Marquina, en Vitacura. “La venta online funcionó muy bien en la pandemia, pero hay muchas veces que el cliente quiere ver las obras y compararlas”, cuenta Constanza. 

Una de las ventajas de funcionar en formato híbrido (con la tienda física y online) es la concurrencia en la casa de ventas, donde también se hacen exposiciones por lo menos una vez al mes que, como cuenta Constanza, siempre se llenan. En mayo se expuso Inoramas, de José Cori y en mayo El cielo no está gris, está blanco, de Paula Valenzuela y Nicolás Morrison. A veces los eventos tienen tanta convocatoria que se realizan en espacios más grandes, como la exposición Desaparecer, de Isidora Villarino, el mes pasado. 

En Collectio se encargan del despacho, del enmarcado e instalación de la obra y hacen envíos a todo Chile, aunque Constanza cuenta que el fuerte de su público está en Santiago. Para los marcos, en Collectio trabajan de la mano con los artistas, quienes proponen el marco para sus obras, pero también están abiertos a venderlos sin marco. “A veces los clientes piden las obras sin marco, porque las mandan fuera del país o los decoradores buscan cambiar el marco, porque tienen un proyecto particular en mente”, explica.

collectio-collectio.com

 

Galería Chilena, @galeriachilena

Camila de Solminihac y Juan Francisco Somalo lanzaron Galería Chilena en mayo del 2020. Empezaron a ir a galerías de arte para decorar su departamento y se encontraron con que la mayoría eran físicas. Admiten que la pandemia fue uno de los factores determinantes para su éxito, ya que la gente tuvo que cambiar el switch y empezar a comprar por internet todo lo que antes se hacía presencial. Otro de los factores que impulsó su negocio fue el retiro de los fondos de pensiones. “Ingresó mucha plata en el mercado y la gente compró arte a modo de inversión”, comenta Juan Francisco. Todo el costo de sostener una tienda física lo trasladan a inversiones en el área digital, como publicidad en redes sociales y mail marketing. “En esos momentos éramos casi la única galería haciendo publicidad digital y eso nos ayudó mucho a crecer en poco tiempo”, agrega la pareja. 

Hoy Galería Chilena trabaja con más de 60 reconocidos artistas, como Carmen Aldunate, Bororo y Totoy Zamudio. La mayoría son pintores, pero también trabajan con escultores y fotógrafos. “Tratamos de ampliar el portafolio para que la gente pueda elegir entre más variedad.  “Estaba este mito de que la gente que compra arte quiere mirar y tocar la obra o la escultura antes y eso no necesariamente es verdad”, cuentan. Hacen envíos gratis a todo el país y ofrecen un servicio de enmarcación personalizado; ninguna de los cuadros o grabados vienen con marco, para que quede a elección del cliente. 

Aunque no cuentan con un espacio físico, aseguran una asesoría completa. “A veces hay clientes que no saben qué elegir y nos mandan sus opciones, fotos del espacio y nosotros hacemos un trabajo de fotomontaje para ayudarlos”.  

galeriachilena.com