El estudio de arquitectura chileno presentó, durante la semana del diseño, su pabellón Echo, una “caja mágica abierta”, cuya superficie refleja e invierte su entorno histórico.

El dúo de arquitectos conformado por Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen presentó en la semana del diseño en Milán Echo, un pabellón escultórico dentro del Palazzo Litta, que se exhibirá hasta el 14 de abril.

La estructura, descrita por los arquitectos como “una caja mágica abierta”, ha capturado la atención de los asistentes y los medios, especialmente por la forma en que se relaciona con las dimensiones y proporciones de su entorno histórico, que se completó en 1761.

Echo Pavilion está formado por un cubo de base, mientras que la sección superior es una pirámide invertida que se inclina hacia afuera en una proporción de 1: 2. La estructura se alinea exactamente con las ventanas, columnas y otros detalles del edificio, pero también con los patrones de pavimentación en el suelo debajo.

Por fuera, está revestido de acero inoxidable pulido y su reflejo permite a los visitantes observar el palacio en diferentes ángulos. Al interior el revestimiento desaparece y revela el esfuerzo estructural de la construcción.

“El pabellón se convierte en una presencia inmaterial que, casi como en un fugaz espejismo, captura la belleza discreta del palazzo de trescientos setenta años en sus superficies planas”, señalaron los medios.

Pezo y Von Ellrichshausen han diseñado el pabellón para que dure mucho tiempo, por lo que después de Italia, la estructura se expondrá en un nuevo lugar, antes de encontrar un hogar permanente.