Blanco protagonista

El color más clásico, el que nunca pasa de moda.

El blanco es uno de los colores más populares en la decoración y la razón son sus múltiples cualidades: es clásico, elegante, agranda los espacios, ilumina, se adapta a todos los estilos. Podríamos seguir eternamente, enumerando todas las opciones que brinda este tono. Aunque se suele utilizar como un manto que contrasta con los elementos decorativos y los muebles de una casa, también existe la opción de tener una decoración donde el blanco sea el protagonista.

Esta casa tiene un estilo de decoración de mediados el siglo XXI con un toque escandinavo sin dejar de ser acogedor, algo muy necesario cuando se diseña un espacio con colores fríos y claros. Los techos altos y las ventanas grandes hacen que la casa se vea aún más grande de lo que es y tiene un brillo especial, propio de espacios blancos.

Mire las imágenes de esta casa y compruebe el buen uso que se la ha dado al blanco, el color que nunca pasa de moda.