Si hay algo refrescante es pensar en casas de playa. Aquí no hay reglas fijas y lo mejor es dejarse llevar por el espíritu del lugar en que se encuentre… Con poco o con mucho presupuesto, hay buenas soluciones para diseñar todo tipo de espacios, lo único importante es que sea perfecto para descansar y pasarlo bien junto al mar.

MADERA

Sin lugar a dudas, la madera le da un look muy playero a las casas y además se adapta muy bien a entornos donde predomina la naturaleza. Hoy en día su mantención afortunadamente no es tema.

ESCULTÓRICAS

Esta construcción modular de los arquitectos Pezo y Von Ellrichshausen en Concepción es un buen ejemplo de cómo una casa también puede ser una escultura que destaque en el paisaje.

DE ESTILO

Hay casas que hacen historia en los balnearios, como esta tradicional casona zapallarina, construida con claros aires alemanes por el arquitecto Josué Smith Solar en 1924 y declarada patrimonio nacional.

PIEDRA

Las casas de piedras dan la sensación de haber estado ahí desde siempre. Si se construyen con piedras de la misma zona, terminan siendo parte del paisaje natural. No hay mejor material para resistir las inclemencias del clima costero.

CABAÑAS

Que sea un lugar simple y relajado es casi siempre el requisito número uno al diseñar la segunda casa… Y para lograrlo no se necesita demasiado: una cabaña, a veces muy chiquitita, pero decorada con gracia, basta y sobra para desconectarse.

CONTEMPORÁNEA

Las casas de playa son concebidas pensando en acumular dentro de sus muros los mejores recuerdos y veranear en choclón forma parte de esto. Construcciones modernas con todas las comodidades que se pueden tener en la vida diaria, pero con vistas espectaculares, son una buena opción para recibir a los amigos de todos.