Glamour mediterráneo

Whitley  Heights,  en  Los  Angeles,  fue  uno  de  los  primeros  lugares  donde  se  instalaron  las  celebridades  en  los  años  20,  y  es  el  barrio  donde  hoy  tiene  su  casa  la  actriz  Ellen  Pompeo.  Con  una  estética  de  villa  italiana  y  una  decoración  claramente  mediterránea,  este  es  el  lugar  perfecto  para  desconectarse  después  de  tanta  alfombra  roja,  al  más  puro  estilo  Hollywood.

La conocemos por su papel como Meredith Grey en la serie de televisión Grey’s Anatomy y estamos acostumbrados a verla correr por los pasillos del Seattle Grace Mercy West Hospital. Pero en la vida real, lejos de las cámaras, la actriz Ellen Pompeo disfruta de una tranquila vida en familia junto a su marido y su hija Stella Luna, de tres años, en su villa en Hollywood.

La casa, una construcción de los años 20, la encontró el 2006 y fue una de las primeras que formó parte de Whitley Heights, un barrio que en su época de oro fue el hogar de celebridades como Marlene Dietrich, Judy Garland y Gloria Swanson. Incluso se rumorea que Ronald Reagan habría vivido en la casa que hoy pertenece a Ellen Pompeo.

Y quién más que el decorador Martyn Lawrence Bullard –reconocido por su trabajo con otras celebrities como Cher, Elton John y Eva Mendes, y miembro del reality show Million Dollar Decorators– podría haberse hecho cargo de este gran proyecto. Junto a la actriz empezaron a trabajar en el diseño de la casa, mezclando el amor de Ellen por el sur de Francia y agregando un poco del “sabor marroquí” por parte de Martyn, para acentuar la arquitectura del lugar, de un marcado estilo español. El resultado fue un look que el decorador describe como “una interpretación fresca y moderna de la clásica decoración mediterránea”.

El trabajo de Martyn duró un año y medio, tiempo en el que recorrió el mundo buscando detalles únicos para esta casa. Desde un candelabro del siglo XVIII que encontró en el Gran Bazaar de Estambul, hasta baldosas francesas de terracota, esta construcción de cinco mil pies cuadrados está llena de objetos que llaman la atención. Aunque la mayoría de las cosas fueron compradas o mandadas a hacer especialmente para este lugar, hubo un par de piezas que ya existían: una antigua mesa de roble que venía con la casa y que Martyn tiñó negra para poner en la entrada, y varias telas que Ellen había comprado en París y que el decorador convirtió en cojines y chales para vestir los sofás.

La idea fue crear un espacio sencillo, pensado para disfrutar en familia, sin muchas pretensiones. “La relación con Ellen fue una combinación de nuestros gustos y estilos, y luego se convirtió en una gran amistad. Yo interpretaba las explicaciones de Ellen de cómo quería vivir y le agregaba mi estilo hasta llegar a un acuerdo”, cuenta Martyn. Una de las cosas que era muy importante para Ellen era tener varios lugares para poder recibir a sus amigos y familia. Uno de los favoritos es un pequeño patio rodeado de cortinas que se conecta con la sala de estar, perfecto para invitar y también para relajarse y estudiar sus guiones, sobre todo durante el verano.

El living es también parte central de esta casa. De techos muy altos, con vigas de madera a la vista y ventanales imponentes, la decoración se dejó más simple, para resaltar la arquitectura. Destaca la alfombra afgana de los años 30 y el sofá de estilo marroquí diseñado especialmente para esta pieza, que se mezclan perfecto con obras de arte más modernas, como las fotografías en blanco y negro de Nick Brandt y Sebastiao Salgado.

En el jardín, la temática mediterránea sigue. Diseñado en terrazas, está lleno de olivos y lavandas, además de altos cipreses para darle más privacidad. También construyeron una piscina, con bordes de piedra caliza y un sofá de inspiración india en uno de los bordes. Para la actriz, esta casa es perfecta para su familia. “Acá todo gira en torno a nadar, comer y juntarse con amigos. Es un lugar feliz”, cuenta.