Desde el Himalaya

Hace más de 250 millones de años, la sal marina quedó cristalizada y acumulada en los yacimientos montañosos del Himalaya. Esta sal rosada, sin procesos de refinamiento, es la materia prima de las tablas de sal, planchas que se usan para cocinar sobre la parrilla, la cocina o el horno. La gracia de esta sal es que es baja en sodio y alta en fierro, y contiene los 84 minerales que el cuerpo necesita. La plancha, además de cocinar la comida, la sala, y se puede usar como superficie de corte. Como se va gastando, sirve para 30 usos aproximadamente. Teléfono 99969 0718.