Su mundo es la moda. Dice que la descubrió como a los 13 años, cuando dejó de ponerse lo que su mamá le compraba y empezó a decidir sola. Después se convirtió en la experta de la familia, esa a la que todos llamaban cuando se tenían que comprar un vestido para un matrimonio o cuando no sabían qué ponerse. Y ahora lo sigue haciendo, pero para un público más amplio: junto a Florencia Broussain creó Inhouse Branding, empresa de shopping a domicilio y asesoría de imagen que fundaron hace casi un año y que ha sido un éxito absoluto. “Finalmente la vida te lleva hacia donde tienes que ir, y eso ha sido increíble”, dice.