La agenda de María Ignacia Echenique

La agenda de María Ignacia Echenique

Lleva casi la mitad de su vida en Chile, pero lo garota le sale por los poros. Alegre, histriónica, apasionada, buena para bailar y mala para cocinar, pasa el domingo entero en traje de baño y cada vez que vuelve a su país lo primero que hace es tirarse un piquero en el mar. Y no es que la Ignacia ande living la vida loca. Todo lo contrario, la libertad y realización de la que goza ahora es producto de una disciplina a prueba de fuego y de una profunda vida interior. “Disfruto y vivo mucho con el silencio, es más, lo necesito, porque me permite recuperarme y reencontrarme”. Casada con chileno y mamá de dos hijos, su estilo y buen gusto son la mejor carta de presentación de su tienda, Enfit. Ella no lo dice, pero es sabido que muchas mujeres llegan preguntando por tal o cual cosa que le vieron puesta a ella… Marca tendencia la mujer.

 

  • Este balm lo ocupo para todo. Labios partidos, resfríos...

  • Estoy suscrita a mil revistas en el iPad, pero no hay como tenerla en papel. Me encanta la Elle Decoration
    (francesa), la Casa Vogue y la RG Vogue de Brasil.

  • Estas fotos son de nuestras últimas vacaciones en Tulum, donde arrendamos una casa. La electricidad era precaria.

  • Estos son como mis básicos: el rouge Cravin de Mac es el mismo que uso hace diez años, el color Desejo de Risque para las uñas y mi delineador Rose Platine de Chanel.

  • Estas
    Limoges eran de mi abuela. Las uso siempre.

  • Este altar es donde hago una paradita a diario.

  • Soy de harto accesorio. Me gusta el dorado y el turquesa.

  • Los cinturones
    tambien son importantes. El de la izquierda lo hice yo y es
    terapéutico para mi.

  • Mi marido sacó la tele de la pieza hace cuatro años. Fue un cambio muy grande, pero súper bueno, porque nos obligó a conversar y leer más. Me acabo de terminar El imperio eres tú de Javier Moro; y ahora estoy con La ciudad del sol de Khaled Hosseini y A Parisiense, una guía de estilo de la Inés de la Fressange, muy bueno. Leo casi todo en portugués, para no perderlo.

  • Este frutero es de los hermanos Campana. Me encanta lo que hacen.

  • No creo que haya mujer que no tenga una obsesión por los zapatos. A mí me encantan, y estos son muy actuales, representan lo que se usa hoy, que son las tachas y calaveras.

  • La mesa del comedor era en realidad el escritorio de Juan, mi marido. Le hicimos un update con betún de Judea y lino tomé. Todo en nuestra casa lo hemos ido haciendo de a poco y con mucho cariño.

  • Este spray de Bumble & Bumble lo compré en estados unidos. hizo furor en el verano gringo. Te lo echas en el pelo y quedas como si hubieras estado todo el día en la playa.

  • Este piano era de mi suegro, que toca increíble, y se lo dio a mi hijo Lucas, que heredó su talento.