Ranking ED 2014: Mejor Artista Mario Toral

Mario Toral Ranking ED

“Mario Toral: soñador profesional”. Así dice la tarjeta de visita de este reconocido artista chileno, la que además de tener sus datos de contacto incluye esta original profesión. Lo cierto es que más allá de ser un talentosísimo pintor, grabador, escritor de cuentos y ensayos, fotógrafo y muralista con casi 60 años de carrera, este hombre es ante todo un soñador, que hace lo que sea por llevar a cabo sus proyectos y no se queda sólo en sus sueños.

Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3330 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378 Warning: Undefined variable $excerpt in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3357 Warning: Undefined variable $poid in /var/www/html/wp-content/themes/ed2021/functions.php on line 3378

Amante del arte desde siempre, a los 16 años decidió irse a estudiar a París y no descansó hasta conseguirlo. Su viaje comenzó en Buenos Aires, luego siguió a Uruguay, después Brasil –donde inauguró su primera muestra individual en el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo a la edad de 21 años– hasta que en 1957 llegó a Francia. Ahí se matriculó en el taller de Henri Adam en la Ecole des Beaux Arts de París donde pintó y aprendió diferentes técnicas de grabado. Posteriormente, muchos años después, siguió a Nueva York en donde además de exponer en prestigiosas galerías y museos obtuvo el premio Guggenheim.

De vuelta en Chile creó como decano la Facultad de Arte de la Universidad Finis Terrae, ilustró numerosos libros de poesía –entre ellos los de Pablo Neruda–, continuó escribiendo cuentos en Estados Unidos, Suecia y Francia, publicó tres libros de su autoría y dio vida al mural más grande de nuestro país: 1.200 metros cuadrados en la estación de metro Universidad de Chile y que le tomó cinco años llevar a cabo.

Y si bien su cargada trayectoria ya lo hace digno de cualquier reconocimiento, la creación de la Fundación Mario Toral fue la guinda de la torta que lo hizo ganador de nuestro ranking. Creada hace ya algunos años, cuenta con un directorio y colaboradores en distintas áreas de la cultura. La novedad es que tras un concurso abierto financiado por el Fondart, en febrero pasado se eligió al arquitecto Albert Tidy y a su equipo para que den vida al edificio que albergará a este Centro de Difusión y Creación de las Artes Visuales. Su obra fue seleccionada entre cerca de 80 proyectos por un jurado compuesto, entre otros, por varios Premios Nacionales de Arquitectura.

El proyecto suma unos cuatro mil metros cuadrados –los que se emplazarán en una parcela de seis mil metros que tiene Mario Toral en Los Domínicos y que donará a la fundación– con salas de exposiciones, auditorios, talleres comunitarios, todo distribuido en cuatro plantas, tres de ellas subterráneas, con el objetivo de conservat la naturaleza del lugar. “La fundación nace con la idea de conservar mis obras, exponer la de otros artistas y presentar ideas nuevas relacionadas con el arte y la cultura en general. Será un espacio dinámico, con participación comunitaria en talleres, biblioteca, auditorio. Hace años que decidí no desprenderme de mis cuadros importantes, dibujos, bocetos, proyectos, las ilustraciones originales de los libros, de modo que tengo en bodegas un  patrimonio considerable del cual estamos organizando en un catálogo ‘raisonné’. Para mantener el interés de las personas habrá periodicamente exposiciones temáticas como arquitectura utópica, arte ingenuo, proyectos ecológicos, actividades de la cultura y del pensamiento humnano en pleno”, explica.

El paso que sigue es el financiamiento. Con el terreno, los planos de arquitectura listos y el patrimonio visual considerable, lo único que queda pendiente son los fondos necesarios para poder comenzar la construcción, la que según Albert Tidy será en hormigón, mármol travertino y madera y no debería demorar más de tres años. Sólo falta que auspiciadores, empresarios o instituciones públicas se interesen y apuesten por este proyecto para el país tanto como el mismo Toral lo ha hecho hasta ahora.