De la arquitectura derivó al diseño. En sólo cinco años ha desarrollado un catálogo de 20 productos que han sido premiados y reconocidos tanto en Chile como en el extranjero.

Matías Ruiz Ranking ED

Puede sonar contradictorio darle este premio a un arquitecto. Pero Matías Ruiz desde hace más de cinco años que combina su trabajo con el de diseñador. Todo empezó cuando en el 2006 creó la oficina Ruiz Solar arquitectura y construcción junto a su socio, el constructor Eric Solar. Dedicados principalmente a la creación de segundas casas, de a poco y de forma muy natural Matías se fue interesando en el diseño de muebles. Era parte del ciclo y también una extensión. Como arquitecto, constantemente le plantean una problemática a solucionar y es exactamente eso lo que lo inspira también a crear muebles.

“Mientras más condiciones haya en el diseño y en la arquitectura, creo yo, más rápido sale el resultado”. Entre prueba y prueba, finalmente en el 2010 lanzó la Book Chair, una silla fabricada completamente en lenga, que fue estrenada en el 2010. De ahí en adelante su catálogo no ha hecho más que crecer, incorporando nuevos y originales integrantes.

Sin duda ha sido su trabajo como diseñador lo que más ruido ha generado, pero Ruiz reconoce que a esta labor le dedica sólo un 30% de su tiempo. “No sé si eso es bueno o malo. Como vengo del mundo de la arquitectura, de alguna forma esa experiencia de llevar a la realidad las cosas me hace ser súper concreto al momento de diseñar. Del proyecto inicial, del papel, se avanza muy rápido al resultado final”. Aunque el proceso es corto, debe cumplir con el alto estándar de calidad que el equipo se ha impuesto. Para ellos es fundamental que los productos que sacan adelante sean tal cual a como los pensaron en sus cabezas. Y por si fuera poco, no se conforman con los materiales clásicos que se pueden encontrar en el mercado local, sino que además se preocupan de buscar distintas formas de innovar y de crear nuevos materiales. Nada fácil, pero han sido esas ganas de ir más allá las que les han permitido hacerse un nombre dentro del diseño nacional en tan poco tiempo.

Después de tres años de trabajo y conscientes que ya tenían suficiente material y de muy buena calidad, decidieron presentar sus proyectos en la 5a bienal de diseño en Chile realizada en enero del 2013. Ganar el primer lugar no hizo más que confirmarles que era el momento indicado para llevar sus propuestas a nuevos mercados. El primer destino elegido fue el Salón de Milán, donde presentaron la Stick L 120, lámpara colgante de madera y cordón forrado de color. Un diseño que aunque se ve simple, para su creador fue bastante difícil fabricar debido a la escasez industrial que existe en nuestro país y que lo obligó a buscar soluciones ingeniosas. Ahí consiguió la mención honrosa, la primera que gana un diseño nacional es esa feria. El siguiente paso fue la Semana del Diseño de Londres en septiembre. Cambio de público y cambio de sensibilidades. Si en Italia todos se volvieron locos por la simpleza y naturalidad de esta lámpara, aquí fue el diseño vanguardista y la utilización del cobre en la silla M100 lo que más llamó la atención.

De vuelta a la realidad, Matías Ruiz se toma las cosas con calma. La idea para este año es consolidar el catálogo de más de 20 productos. Que los muebles y lámparas de Ruiz Solar se usen tanto en Chile como en el extranjero. Actualmente sus productos se venden en Italia, Nueva Zelanda, Inglaterra y en Chile, en la tienda Mia. Pero su intensión es ir un poco más allá y su meta en el corto plazo es conquistar al público norteamericano. Está confiado en que su propuesta puede ser lo suficientemente atractiva para ellos.