Con sólo mirarlas, refrescan el ambiente. Las piscinas son parte del paisajismo y la arquitectura de una casa y en verano cobran protagonismo y fuerza. Aquí una selección de distintos formatos, materiales, tamaños y más.

Con caída de agua

Además de tremendamente decorativas, las piscinas con caídas de agua aportan un sonido ambiental muy relajante, que acompaña y modera las altas temperaturas.

 

Rectangulares

Perfectas, esta forma se adapta muy bien a cualquier terreno y sirve para nadar sin límites.

 

En terrazas

Estamos acostumbrados a imaginarnos las piscinas en un jardín, pero también pueden formar parte de una terraza o un patio duro. Suavizan y dan brillo al ambiente.

 

Mosaico

Este clásico siempre aporta categoría y elegancia a las piscinas. Se ve muy bien en el exterior, es decorativo y gracias a las últimas tecnologías su instalación es rápida y fácil.

 

Arquitectónica

La piscina debe ir de la mano con la arquitectura de la casa, pero muchas veces esto va incluso más allá: forma parte de ella, se cuela en su ambientes y se transforma en un espacio más de la construcción.

 

Deck

Los deck de madera siempre se ven bien, son modernos, minimalistas y hacen un buen contraste con otros materiales. Lo bueno es que existen grandes sustitutos de la madera o buenos tratamientos aislantes que resisten las inclemencias del clima y la humedad propia de la piscina.

 

Irregular

Al salir del clásico formato rectangular, redondo o cuadrado, la piscina adquiere inmediatamente un carácter más arquitectónico y jugado, lo que plasma además el entorno.

 

En altura

Una buena vista, sumada a una rica piscina, es un éxito asegurado. Hay muy pocos lugares donde no se puede construir una piscina, de manera que la terraza de un departamento o en lo alto de un terreno son espacios inmejorables.

 

Escultórica

Una piscina también puede ser una escultura, ya sea por su formato, como por sus materiales o adornos arquitectónicos. Esto le da categoría a la propia casa y el jardín.

 

Interior

Las piscinas temperadas son un verdadero spa a domicilio, un espacio de relajo y desconexión perfecto para salir de la vorágine de la vida diaria.

 

Sin fronteras

Son aquellas que se confunden con el horizonte, que no terminan nunca y que se proyectan hasta el infinito. Majestuosas, estas piscinas son un lujo para nadar y mirar.