Fernando Pérez Oyarzún recibe el Premio Nacional de Arquitectura 2022

El directorio nacional del Colegio de Arquitectos de Chile presentó hoy al ganador del Premio Nacional de Arquitectura, la mayor distinción que puede recibir un arquitecto en nuestro país. El ganador es Fernando Pérez Oyarzún, actual director del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA).

El Premio Nacional de Arquitectura, entregado por el Colegio de Arquitectos de Chile, es la máxima distinción que puede recibir un arquitecto o arquitecta en nuestro país. El premio busca reconocer a quienes “hayan marcado un ejemplo para todos los y las arquitectas, en cualquiera de las manifestaciones del ejercicio profesional, ya sea en el campo de la ejecución de obras de arquitectura, labores académicas, gremiales, de servicio o gestión pública”.

Y este año, el Premio Nacional de Arquitectura recayó en Fernando Pérez Oyarzún (1950), director del Museo Nacional de Bellas Artes desde 2019. El arquitecto ha sido reconocido por su gran influencia en el ámbito artístico, cultural y patrimonial de Chile, con importantes obras en el espacio público, como la Facultad de Medicina de la UC, la Biblioteca de Biomédica, la Escuela de Arte de la UC y el Centro de Cáncer Nuestra Señora de la Esperanza entre otras. 

“Pocas figuras en Chile han explorado como el arquitecto Fernando Pérez Oyarzún de manera tan consistente las incontables posibilidades que abre la arquitectura como campo de acción de todo tipo”, dice el comunicado oficial del Colegio de Arquitectos. “Ha mostrado una fuerte atracción por lo múltiple y un rechazo por cualquier enfoque que resulte reductivo, desde cualquier punto de vista, unido evidentemente también a un particular talento para afrontar los desafíos que tal posición conlleva”.

Pérez Oyarzún, que fue músico antes que arquitecto –estudió guitarra y composición en la Universidad de Chile antes de entrar a arquitectura–, fue decano de la Facultad de Arquitectura y Bellas Artes de la UC entre 1990 y 2000, donde ejerció como académico desde 1974, siendo actualmente profesor titular. También fue director de la Escuela de Arquitectura de la UC entre 1987 y 1990 y director del Centro del Patrimonio Cultural en esa misma casa de estudios.

Para el arquitecto José Rosas, uno de los promotores de la postulación de Fernando Pérez Oyarzún al premio, “constituye un arquitecto, un académico y un intelectual en el más amplio sentido de la palabra”, según declaró en una entrevista en la radio Duna.

“La claridad de su planteo y el cuidado de los detalles reflejan el mismo espíritu que puede observarse en sus ensayos y en su obra escrita”, explican desde el Colegio de Arquitectos. “De ahí, esa inusual convergencia entre palabra escrita y construcción, que ya había sido señalada por Alberti como característica de la «arquitectura culta» y que nada cuesta encontrar en la creación de Pérez Oyarzún. En su última producción esta convergencia se ha acentuado, siguiendo los andariveles de la confluencia inevitable para el momento actual y futuro de nuestra disciplina, como la necesaria articulación entre proyecto e investigación”.