Obra de Andy Warhol se subasta en 195 millones de dólares y rompe un nuevo récord

Se fue en 5 millones de dólares menos de lo que la casa Christie’s proyectaba, pero le bastó para convertirse en la obra de arte más cara del siglo XX y la segunda de todos los tiempos, ubicándose justo tras el rey indiscutido de la historia del arte Leonardo Da Vinci y su pieza Salvator Mundi vendida en 2017. Andy Warhol, donde sea que esté, hoy celebra la venta de Shot Sage Blue Marilyn.

El mundo del arte no escatima en gastos y eso lo sabemos, y hoy se adjudicó  un nuevo récord. Se trata de una de las aclamadas Marilyns de Andy Warhol, trabajada y manipulada con maestra conceptual y técnica irreverente por el artista. 195 millones de dólares dijo el golpe final del martillo en la subasta de Christie’s. Tras la venta, Shot Sage Blue Marilyn se convirtió en la obra más cara del siglo y la segunda más costosa de la historia. No es sorpresa alguna que pese a que hay más de una versión de la clásica fotografía de Marilyn Monroe trabajada por Warhol, la diosa y musa del siglo pasado robara la atención de Larry Gagosian, el magnate de las galerías contemporáneas y le abriera paso directo a su suculenta billetera. Lo de Gagosian, pese a no estar confirmado, fue publicado por Bloomberg unas horas atrás.

Shot Sage Blue Marilyn (1964) es sin duda, junto con Díptico de Marilyn y Marilyn Monroe de oro —propiedad de Tate y MoMa respectivamente—, una de las obras más icónicas del impulsor del Pop Art, luego de las latas de Campbell. Y no es casualidad: Andy Warhol, aclamado y criticado en vida, tomó una figura tan o más polémica y controversial que él, para hacer eco de su discurso rupturista, pluralista y transgresor en las galerías y museos más reconocidos del mundo. Sarcástico o no, el desparpajo de sus colores, la desvergüenza de su pose y la opulencia de su acabado, generaron expectativas tan altas horas antes de la apertura de apuestas en Nueva York, que luego de sorprendernos por el número que alcanzó la subasta, es una obligación volver a considerar el por qué: el robusto y descriteriado legado de un artista que en vida no se privó de nada y deslenguadamente cuestionó los status, las jerarquías y la idiosincrasia cultural de la época.

Vamos a lo técnico. Shot Sage Blue Marilyn es una serigrafía de 258 centímetros cuadrados, creada en 1964 (solo dos años después del deceso de su musa inspiradora), que según Christie’s se produjo con un nuevo proceso «más refinado y que requiere más tiempo», además de ser «antitético a la producción en masa por la que era más conocido». ¿Quién se adjudicó la millonada? La Fundación Thomas y Doris Ammann de Zúrich, fundada por los Ammann, una aclamada y reconocida familia de mecenas del arte, quienes hoy destinarán las ganancias a financiar programas de salud y educación para niños de todo el mundo, según confirmó un comunicado de prensa.

Alex Rotter, Presidente de Christie’s, describió la obra como «la cúspide absoluta del pop americano» y es porque define el inicio de una generación que revoluciona la historia no sólo del arte, sino en su íntegra composición, el despertar de un carácter contestatario y agudo que redundaría en progresismo y aceleraría la evolución de una cultura de masas más consciente, despierta y motivada por contemplar las infinitas posibilidades del arte.