La moda tiene la capacidad de ajustarse a los tiempos y a los diferentes tipos de novia. Así lo demostraron las versátiles e inusuales propuestas Bridal Fall 2019 que se presentaron en pasarelas y showrooms durante 2018, tanto en Nueva York como en Londres. Aquí, un recorrido por las 5 tendencias más sobresalientes que marcarán el tono de esta temporada.

Sin anestesia: encontrar el vestido de novia perfecto es una tarea titánica. A veces, bastante abrumadora. Y es que no se trata de cualquier look. Con ese vestido se camina hacia al altar, se da “el” sí, tiene que acompañar en el baile y además, resistir las cientos de fotos y videos como protagonista, incluyendo esas que la familia y amigos postearán en Instagram o Facebook en cosa de segundos. ¿Errores o bochornos el día del matrimonio? No, gracias. La búsqueda comienza en estas páginas con las tendencias más relevantes de las colecciones Bridal Fall 2019.

Cortos, coquetos y alocados

El largo de los vestidos (y sobre todo de los de novia) se ha entendido como una señal de cada época durante el curso de la historia de la moda. A fines de los años 40, los diseños se acortaron hasta media pierna. Las opciones por encima de la rodilla vendrían después, durante los años 60. Ambos cambios revolucionaron el vestir de las mujeres, sin perder glamour y estilo. Para este 2019, en su tercera colección nupcial, los diseñadores detrás de Viktor & Rolf reprodujeron magistralmente el New Look, silueta creada por Christian Dior en 1947. Mientras, Óscar de la Renta, Hayley Paige y Naeem Khan acortaron algunos de sus looks siguiendo líneas más simples y juveniles, pero incorporando adornos florales, pliegues en tul e incluso plumas. Curiosamente, estas alternativas siguen el mismo tránsito de la historia desde vestidos recatados hasta otros más alocados.

Una nueva corsetería

Una cintura entallada es una silueta casi omnipresente en la confección de vestidos de novia. Desde el Renacimiento, el corset ha sido un elemento recurrente en el armario femenino. Hoy, esta prenda de ropa interior se externaliza. Modelos de escote corazón, con y sin tirantes, ceñidos que arman la figura o bien, la disimulan gracias a costuras lineales. Lela Rose, Temperley London y Óscar de la Renta exploraron esta estética con faldones que siguen la silueta A. Un look un tanto ‘virginal’, como el que popularizó Madonna en la portada de su álbum Like a Virgin, pero más delicado y romántico.

Mangas originales

Si hay algo que puede transformar un vestido es el estilo de sus mangas. Para esta temporada, esta pieza gana protagonismo. En algunos casos conservan un corte clásico, ya sea corto o largo. La clave está en las telas utilizadas, especialmente mangas en tul casi invisibles que cubren los brazos con encajes. Zuhair Murad, Temperley London y Reem Acra exploraron esta tendencia, rememorando la casi olvidada moda eduardiana y llenando sus presentaciones de nostalgia. Otras opciones, totalmente opuestas, ofrecieron Viktor & Rolf, Carolina Herrera, Vera Wang y Galia Lahav. Sus propuestas exhibieron escotes sin tirantes con mangas que envolvieron los brazos con drapeados, volumen y dramatismo.

Un poco de glitter

Para asegurarse que todas las novias brillen literalmente en su día, los creativos siguieron dos recursos infalibles. Por un lado, recurrieron a sutiles telas metalizadas o bordadas con hilos especiales. Este fue el caso del modisto libanés Elie Saab, la diseñadora Hayley Paige y la marca Galia Lahav con su colección Bridal Couture, quienes optaron por faldas de ruedo amplio. En contraste, Reem Acra y Temperley London incluyeron incrustaciones y decoraciones más visibles, limitando su uso a zonas estratégicas como el escote, la cintura y las caderas. Un artilugio óptico que ayuda, sin duda, a disimular lo necesario.

Superheroína

Las capas, una tendencia que lleva varios años rondando la moda de la calle, finalmente llegaron a las colecciones de novia. Si bien esta prenda se entiende como una pieza separada, en esta ocasión se encuentra unida al escote. Encajes, gasas y sedas fueron las telas elegidas para estos tapados. Monique Lhuillier optó por el romanticismo y la funcionalidad: una capa que sirve a la vez de velo y otra alternativa más abrigadora para el invierno. ¿Aires más modernos? Las propuestas de Cushnie cautivaron en la primerísima colección para novias de esta compañía, que entre sus clientas tiene a Michelle Obama, Beyoncé y Lupita Nyong’o. Puras superheroínas.