CasaCor

En el Club Hípico se llevó a cabo la cuarta versión de Casacor Chile, en la cual participaron 33 profesionales que intervinieron 3.200 metros cuadrados. Seleccionamos los mejores.

ZEBRA LOUNGE
GRAZIELLA COPETTA

Premio Mejor Espacio AdD
(Asociación de Decoradores de Chile)

Graziella Copetta reinventa una cocina, convencida de que es el centro neurálgico de una casa, y transformándolo en un hábitat de estar. Zebra Lounge es “un espacio bohemio, chic y soñador, donde uno se desconecta al llegar a él y donde uno quiere permanecer”.  El conjunto de esta propuesta, de 60 metros cuadrados, mezcla tecnología con materiales, recursos y objetos que atrapan, empezando por las cebras serigrafiadas en cristal –de Dellorto– y retroiluminadas al fondo. Un buen detalle es la fuente de agua que nace desde un muro que aparenta barricas envejecidas  y que baja hasta un espejo de agua con piedras y un fogón de etanol.

 

LOFT DE UN HOMBRE SOLTERO
ROBERTO CANCINO

Premio Mejor Uso del Color
Premio Mejor Espacio CasaCor Chile, co-ganador

Un dormitorio, living, comedor y cocina se integraron en apenas 48 metros cuadrados para dar vida a un loft que “refleja la esencia de quien lo habita”. Cada una de las zonas fueron muy bien delimitadas por el uso del mobiliario. Un buen ejemplo de ello es un gran mueble colgante que marca el cambio de las áreas sociales a una de descanso, o bien las diferentes alturas del mesón de la cocina y mesa de comedor ­–también integradas–.  Al lado de piezas de diseño contemporáneo se incorporan antigüedades, objetos exóticos como las lámparas de papel japonés, el bebedero –usado como fogón– y el mueble de boticario traído de la India, o el kilim turco exhibido bajo la cubierta de la mesa del comedor, hasta objetos personales, fotografías y accesorios recopilados en diferentes viajes. La iluminación, en tanto, reforzó la atmósfera e intimidad de la espacialidad, y fue realizada por Rafael Rivera.

 

LIVING-COMEDOR
JORGE FUENTES

Premio Mejor Arquitectura Interior, co-ganador

Convencido de que la crudeza del espacio bajo una de las graderías del hipódromo eran compatibles con el lujo, el español optó por exaltar la altura, los pilares estructurales, los arcos de medio punto y los escalones invertidos del cielo original. La gran estrella fue la lámpara italiana de Fendi Casa. Sus 545 cristales de swarovski son la síntesis de ese savoir faire de su propuesta. En estos 65 metros cuadrados, “quise aprovechar el espacio para demostrar cómo se puede lograr la división virtual entre el living y comedor otorgando mayor flexibilidad en ambos”, dice. Lo dividió con un pouf. La iluminación, en tanto, resaltó algunos hitos arquitectónicos: la luz cenital destaca los 4.50 metros de altura y las que nacen de la base de los arcos enfatizan la geometría del lugar.

 

LA TERRAZA DE JOSUÉ
CRISTOBAL ELGUETA Y MACARENA CALVO

Premio Mejor Integración Paisajismo

Esta dupla trascendió su estilo habitual y capturó la esencia de la arquitectura del Club Hípico. En honor a su artífice, el arquitecto Josué Smith Solar, crearon la Terraza de Josué. “Quisimos explorar elementos del jardín clásico, lo formal y elegante, en contrapunto con una plantación informal y silvestre. La idea era generar un  espacio contenido y agradable, que se relacionara con la arquitectura del lugar”, explican. Bajo la sombra de un ceibo de unos 40 años y la imponente fachada del edificio, se realizó una amalgama entre lo clásico, reflejado en el uso de los agaves en los copones de fierro, y lo moderno, dispuesto en una combinación de plantas herbáceas y arbustos. A ello se suma el relajante sonido del agua. El jardín está contenido por dos grandes estanques ornamentales. El acento de color lo dieron las flores fucsias y moradas.

 

HABITAR EL CLOSET
CRISTIAN PREECE Y PAULA UNDURRAGA

Premio Mejor Iluminación
Premio Mejor Espacio CasaCor Chile, co-ganadores

Refrescante es la propuesta de esta dupla de diseñadores, no sólo porque por primera vez aterrizan en este escenario, sino porque traen un interior nunca antes exhibido en CasaCor Chile. Se trata de un clóset, uno donde el concepto de lujo se instala bajo parámetros de amplitud y espacialidad. En cada uno de sus 70 metros cuadrados se puede dilucidar el mundo íntimo del personaje que habita este lugar: Ms. Phillips, como la llaman sus creadores, presidenta de una multinacional financiera. “Buscamos conectarnos con el público femenino y construir una fantasía que toda mujer sueña”, explican. La planta cuadrada se dividió en tres áreas. Un clóset propiamente tal, donde almacena y exhibe su guardarropa. Luego, un espacio de relajo tipo spa, con una tina, y un sector de estar. El lugar cuenta con una cafetera empotrada, un tocador 2.0 que incluye una TV escondida en la parte superior del espejo y un sistema de sonido compuesto por siete parlantes que genera una sensación envolvente. Esta atmósfera está dada por el énfasis de una iluminación muy teatral y un ambiente nocturno y las luces propias de algunos muebles.