Mensaje cultural

Un hotel ubicado en Bucarest, Rumania, fue pensado para integrarse con el barrio que lo rodea y rescatar símbolos propios del país.

El hotel Mercure de Bucarest está situado en un vecindario histórico y ecléctico, pero muy central. El edificio contribuye al carácter del área, con un acercamiento conceptual. Por ejemplo, la fachada del hotel tomó elementos arquitectónicos y simbólicos del barrio y reinterpretados para dar un mensaje cultural, consistente tanto urbano como estilísticamente hablando.

Las casas que rodean al hotel sirvieron de inspiración para crear las ventanas con formas de arco, que se alternan con otras de aspecto rectangular. Además, la estructura integra el pórtico, propio del estilo del Ateneo Rumano, una sala de conciertos situada en el centro de Bucarest y un importante monumento de la ciudad.  Sobre este detalle flotan un par de musas que descienden representan símbolos locales.