Transformación radical

Tras la fachada de una iglesia metodista del siglo XIX se esconde una lujosa sopresa.

Hoy en día, lo que es viejo es nuevo otra vez, especialmente cuando se trata de bienes raíces. Por ejemplo, en lugar de derribar establos de caballos se convierten en casas de familia, y los hospitales encuentran una nueva vida transformados como hoteles.

Sin embargo, es inusual encontrar en Manhattan una transformación tan dramática como ésta: una iglesia románica del renacimiento volvió en un condominio boutique. Detrás de la fachada de esta la iglesia Metodista de 1860 se incorporó una serie de departamentos ultramodernos. El más impresionante de todos, tal vez, es el ático dúplex del edificio West Village.

Con dos pisos —una rareza en Manhattan—, tres dormitorios y una exuberante terraza de 152,4 metros, hay suficiente espacio para vivir. El actor británico Jude Law pensó lo mismo y alquiló el apartamento durante una temporada en Broadway en 2009. Ahora el grandioso departamento de 1000 pies cuadrados está en el mercado lo que significa que también se puede vivir como una estrella de Hollywood (o como sacerdote, según sea su elección).  El lugar incluye detalles notables como techos altos 6 metros en el piso superior, vitrales originales, sala de prensa y una escalera flotante.