Adoro/Detesto: Ana María del Río

Adoro/Detesto Revista ED

ADORO

A la escritora Lydia Davis. La película Be Kind, Rewind, las series Lie to Me, In Treatment, Downton Abbey. Los blue jeans de Esprit, hechos para chilenas con el traste de marraqueta. Los días de sol sin calor. El pavo con ciruelas, el salmón con piña. Ponerle FIN a un libro que uno está escribiendo. Todas las novelas de la Amelie Nothomb, una belga insolente y taxativa. El mar, en cualquiera de sus formas excepto en fotos. Que aparezca un cuentista buenísimo en cualquier parte. Las libretitas de Ru Papel, a las que uno siempre le anda sacando hojas. Inventar episodios de Pepito Pepín para Diego y Bruno, mis nietos. La Pauli completa, y su pelo esplendoroso. Los cerros de Caleu mientras se pone el sol. Pensar que algún día me atreveré a navegar en globo. Achuntarle al tiro al blanco. Ganar al Scrabble. Lejos, recordar con Federico los años 60, peleando por quién da el detalle mejor.

 

DETESTO

Los pizarrones, el té con canela, el agua de manzanilla cuando uno no quiere comer nada. La ecotomografía transvaginal; las señoritas que te dicen «tranquilita, respire», cuando no es posible hacerlo en medio de una mamografía. Los aeropuertos. Que se corte la luz. Los de las ventanillas con cola que te dicen «dama, le explico» y te repiten todo de nuevo igual. Los lunes, las procesiones, no encontrar taxi, los diplomas, el cacao crudo, las baratas, los despertadores, los domingos en la noche, los lápices rojos, los zapatos de taco apio, que no te cruce un pantalón, ver fotos de antes y constatar cosas que dan pena, las alcachofas, las betarragas.