En pantalla grande

En la temporada en que festeja sus 50 años en el Lincoln Center, el Met de Nueva York ofrece una vez más un prometedor listado de diez operas que se podrán ver en directo y en HD, por séptimo año consecutivo, gracias a las transmisiones del Teatro Nescafé de las artes.

na vez más, el Metropolitan Opera House de Nueva York preparó una contundente temporada. Considerado uno de los teatros líricos más reconocidos del mundo, en este ciclo 2016-2017 cumple 50 años desde que tras abandonar su legendaria sede en Broadway (que sería demolida en 1967), se inaugurara su actual edificio en el Lincoln Center, un aniversario que se celebrará con un concierto de gala en mayo próximo con selecciones de ópera a cargo de más de 30 renombrados cantantes de diversas generaciones, incluyendo estrellas como Anna Netrebko, Plácido Domingo, Renée Fleming, Juan Diego Flórez, entre otros.

Cada vez más activo en redes sociales, el MET está buscando llegar a un público que vaya más allá de quienes asisten a sus funciones y su principal estandarte son sus transmisiones en directo, que ya cumplieron una década, llegando en la actualidad a más de 70 países. Y desde 2009 Chile es uno de ellos: ya convertida en una tradición para los operáticos locales, el Teatro Nescafé de las Artes volverá a transmitir, en pantalla grande y en HD, los diez títulos programados para este año, que incluyen algunas de las obras más apetecidas de la temporada, en distintos sábados entre octubre y mayo. De ellos, cinco serán nuevas puestas en escena.

La primera sesión será el 8 de octubre, precisamente con la ópera que inauguró la temporada: Tristán e Isolda, de Wagner. Considerada una de las grandes obras maestras de la historia de la música, este montaje es responsabilidad del polaco Mariusz Trelinski, quien ya generó divergencias en el estreno al cierre de esta edición, al ambientar toda la trama en un barco (sólo el primer acto se desarrolla originalmente en una embarcación en alta mar). Pero al menos lo musical apuesta a ganador: la intensidad de la pasión amorosa correrá por cuenta de uno de los grandes directores de orquesta de las últimas décadas, el británico Simon Rattle. La sueca Nina Stemme será la enamorada Isolda, acompañada por el tenor australiano Stuart Skelton en el rol de Tristán y como el rey Marke estará otro de los grandes cantantes wagnerianos de la actualidad, el bajo alemán René Pape.

Otras obras que retornan en nuevos montajes serán la romántica Romeo y Julieta de Gounod, el 21 de enero, con la propuesta teatral de Bartlett Sherr, la dirección musical de Gianandrea Noseda y una pareja protagónica estelar, compuesta por una de las sopranos más cotizadas de la última década, la alemana Diana Damrau, y el tenor italiano Vittorio Grigolo. Rusalka, la bella ópera de Dvorak, regresará el 25 de febrero dirigida por Mark Elder y protagonizada por la soprano letona Kristine Opolais; la nueva apuesta estará a cargo de Mary Zimmerman.

Finalizando la temporada de transmisiones, el 13 de mayo será posible ver la primera nueva producción desde 1969 de la maravillosa El caballero de la rosa de Strauss, a cargo del prestigioso régisseur británico Robert Carsen, quien traslada la acción desde la Viena de mediados del siglo XVIII hasta el final del imperio de los Habsburgo. Será dirigida en lo musical por Sebastian Weigle y contará con un elenco de lujo, encabezado por dos de las grandes estrellas líricas haciendo sus despedidas: como la señorial Mariscala, la soprano Renée Fleming dirá adiós a la ópera con estas representaciones, mientras la mezzosoprano Elina Garanca encarnará por última vez uno de sus mejores papeles, el rol travestido de Octavian.

Aunque todo lo mencionado suena muy prometedor, sin duda la gran novedad de este ciclo de transmisiones llegará el 10 de diciembre, cuando se podrá ver una de las funciones con las que hace su premiere en el MET L’amour de loin (El amor de lejos), una de las pocas óperas recientes que han logrado generar elogios de crítica y público, lo que ha permitido que llegue a estrenarse en importantes teatros desde su debut mundial en 2000, en el Festival de Salzburgo. Esta partitura de la finlandesa Kaija Saariaho será la primera obra lírica escrita por una mujer que el teatro neoyorquino escenifica desde… ¡1903! Esta historia también tendrá sello femenino a través de la batuta de Susanna Mälkki, estará protagonizada por Susanna Phillips y Eric Owens, y contará con una puesta en escena de Robert Lepage.

LOS MONTAJES QUE VUELVEN
Entre las producciones que regresan, el 22 de octubre se repondrá el Don Giovanni de Mozart con la puesta en escena del británico Michael Grandage, con un reparto encabezado por el elogiado barítono inglés Simon Keenlyside. Otras puestas en escena que vuelven incluyen dos populares obras de Verdi. El 7 de enero será el turno de Nabucco, contando como principal «gancho» con Plácido Domingo en el rol titular, junto a la cada vez más cotizada soprano ucraniana Liudmyla Monastyrska. Y el 11 de marzo, en la comentada producción del alemán Willy Decker regresará La traviata, dirigida por el maestro italiano Nicola Luisotti y protagonizada por una de las sopranos del momento, la búlgara Sonya Yoncheva.

El 25 de marzo vuelve el Idomeneo de Mozart, en la ya clásica producción del ya fallecido régisseur francés Jean-Pierre Ponnelle. Y el 22 de abril volverá a transmitirse en HD Eugenio Oneguin de Tchaikovksy, en la puesta en escena de la británica Deborah Warner. En el regreso de este montaje, la orquesta será dirigida por Robin Ticciati, Netrebko nuevamente será la melancólica Tatiana y encarnando al protagonista estará su compatriota Dmitri Hvorostovsky cantando una vez más en el MET uno de sus roles más emblemáticos, afortunadamente ya recuperado tras superar el tumor cerebral que tuvo en ascuas a sus admiradores.